El cuadro pistacho consiguió enderezar el rumbo tras un mal comienzo, y tuvo el empate en los últimos instantes, pero el portero asturiano sacó una buena mano para salvar la victoria local

El Balonmano Zamora del 2024 nada tiene que ver con el de 2023. El cuadro pistacho ha recuperado el gen competitivo que pareció evaporarse durante el año pasado, y, aunque de momento los resultados no llegan, sí que parece que hay argumentos para tratar de hacer la machada, aunque es cierto que la victoria de hoy era más importante aún por tratarse de un rival directo.

Visitaba el cuadro zamorano la pista del Unión Financiera Oviedo, rival que marcaba la zona de permanencia, aunque eso sí, aún a seis puntos de distancia. El cuadro de Diego Soto no arrancó bien en absoluto, y esto fue aprovechado por el cuadro local para ir apuntándose los primeros parciales que llegaron a poner una distancia de siete goles abajo en lo que parecía volver a las andas.

Sin embargo, un buen final de primera parte permitió a los pistacho recortar distancias. Rafael Paulo y Cubillas fueron claves en ataque, así como todo el conjunto a nivel defensivo, que consiguió imponerse al ataque de Unión Financiera. Al descanso, el marcador estaba mucho más apretado de lo previsto (12-9).

La segunda parte no enfrió a un Balonmano Zamora que lo siguió intentando. Y se obtuvo recompensa, porque en el minuto 40, por primera vez, y a merced de un tanto de Rafael Paulo, consiguió el primer empate de la tarde. Un 15-15 de mucho mérito, ya que en el ecuador de la primera parte el resultado era de 12-5 para los locales.

La reacción de los locales no se hizo esperar y volvieron los aciertos en ataque del conjunto asturiano. Eso sí, la garra de los viriatos impidió que se volviesen a escapar en el marcador. En ese guion, las diferencias máximas se iban a solo dos goles para los asturianos, lo que permitía al Balonmano Zamora seguir vivo. Y pudo sobrevivir en la última jugada de ataque. Con 21-20, Rafael Paulo consiguió enganchar un disparo que se encontró con una buena mano del meta. Y en la jugada siguiente, Unión Financiera sentenció.

Un 22-20 final que deja a las claras la reacción en cuanto a actitud, pero aún no en cuanto a resultados. El Balonmano Zamora sigue siendo farolillo rojo, pero al menos ha dado el primer paso para la heroica. Eso sí, hay que empezar a sumar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí