Kevin Buckingham es uno de los nombres propios de la temporada del CB Zamora. Asegura que «no miran cuánto queda para ser campeón» y que se encuentra muy a gusto en la ciudad

El C.B. Zamora se ha ganado, con todo el derecho del mundo, la licencia a soñar con algo grande. Los de Saulo se han mostrado como una apisonadora y ya se cuentan las victorias que faltan para ser primero y para jugar la vuelta en el Ángel Nieto en caso de conseguirlo. Una situación impensable meses atrás que a día de hoy está más cerca que nunca de ser realidad.

Uno de los nombres propios de esta explosión es Kevin Buckingham. El norteamericano está siendo de los hombres más destacados y es fundamental en las cifras de récord del equipo. Hemos hablado con él para conocerle más en profundidad.

P: ¿Cómo está el equipo en este tramo final?

R: Bien, la verdad. Tuvimos un mal inicio en Azpeitia y conseguimos remontar, y ante Huelva fue una buena victoria.

P: ¿Esa es una de las claves, no? Ya son muchos partidos en los que se han volteado situaciones adversas…

R: Sí, estoy de acuerdo. Jugamos cada minuto de los cuarenta que tiene un partido al 100 %. Es algo que ayuda a darle la vuelta a situaciones difíciles.

P: La ciudad está encantada, ilusionada y enganchada con el CB Zamora. ¿Cómo lo estáis viviendo desde dentro vosotros?

R: Está siendo fantástico. Después de cada partido siempre sonreímos. Es una sensación increíble jugar y vivir aquí. Somos una piña durante los entrenos, fuera de la pista, en los partidos, antes de los partidos y después de ellos. Tenemos cada uno un saludo personalizado, y sabemos que, por ejemplo, si alguien no hace ese saludo, o le vemos apagado a la hora de hacerlo, intuimos que puede estar en un mal momento mental, y enseguida nos ponemos a disposición por si es necesario ayudar.

Esa sensación de ayudarnos unos a los otros en los malos momentos, permite que seamos una piña, y eso también es un punto fundamental en todo lo que estamos consiguiendo.

P: ¿Recuerdas cómo llegaste al CB Zamora?

R: Claro. Saulo me llamó en verano y me hizo una oferta en la que se me dio todo lo que necesitaba. Tengo pareja, y en estos años atrás, no he podido vivir con ella por diversas circunstancias y le comenté que me gustaría que estuviésemos juntos después de mucho tiempo. No hubo problema, porque me aseguro que podría venirse ella también a venir a Zamora. Vino, está estudiando aquí y puede trabajar. Después de varios años, estoy disfrutando de las dos cosas que quiero: mi mujer y el baloncesto. La oferta era irrechazable. Fue una decisión muy fácil.

P: Llevabas tres años en España. ¿Conocías algo del club?

R: Sí, curiosamente, mi primer partido en España fue contra el CB Zamora (risas). Recuerdo que ganamos en Azpeitia y luego, en la segunda vuelta, vinimos al Ángel Nieto, y fue un final de infarto, con victoria para ellos (por el CB Zamora) en la prórroga. Lo recuerdo perfectamente. Ahí ya pude comprobar que es un buen club, con mucho coraje y muy competitivo.

P: No creo que en esa visita te diese tiempo a conocer Zamora. ¿La ciudad qué te parece?

R: Estoy muy a gusto, y muy cómodo. Es un sitio pequeño, tranquilo. Diría que es un entorno ideal para mí y para mi mujer. Vivimos tranquilos, los vecinos que tenemos son un encanto. Tengo dos perros a los que puedo pasear sin problema en compañía de mi mujer. Y en muchas ocasiones, cuando salgo a pasear, los vecinos o gente que me conoce se paran a hablar conmigo. Tengo conversaciones agradables y practico mi español. Ya te digo que ha sido un acierto venir aquí.

P: Y cuando te paran a hablar por la calle, ¿te preguntan cuántas victorias crees que quedan para ser primero?

R: Me suelen preguntar por los perros, y todavía no he tenido una conversación en la que haya empezado hablando de perros y acabado hablando de baloncesto (risas). Sí que hay gente que me ha preguntado, obviamente, la gente no es ajena, pero es que tampoco tengo una respuesta. Nos centramos en jugar partido a partido, y no podemos preocuparnos de aquello que no podemos controlar o saber.

P: En caso de quedar primeros, y se consiga la machada. ¿Preferís jugar la vuelta en el Ángel Nieto o nos da igual?

R: Me es indiferente. Si lo logramos va a ser una eliminatoria muy dura se juegue donde se juegue.

P: ¿Y preferirías a Cartagena por aquello de que ya han perdido aquí y que ya los conocéis de primera mano o también te es indiferente?

R: La verdad es que no nos importa el rival. Pienso que igual Cartagena, si le preguntas, sí que puede decirte que prefiere que seamos nosotros. A mí la verdad también me da igual.

P: ¿Cuáles han sido las claves para firmar estos números estratosféricos?

R: Primero el ritmo de juego alto que tenemos: defendemos a tope, y defender intenso gana partidos, pero ojalá que también sirva para ganar el campeonato. Después, lo que te decía antes: somos una piña. Si cometes un error, no hay críticas, no hay reproches. Se asume la responsabilidad y se sigue adelante. No miramos al pasado porque ya no tiene solución. Vamos todos juntos a lo que tenemos por delante. Esto es lo fundamental para estar donde estamos.

P: Aparte de lo deportivo, desde el club también se muestra satisfacción por el crecimiento en términos de estructura y recursos. En caso de culminar el ascenso, ¿crees que el C.B. Zamora es una entidad preparada para la LEB Oro?

R: Sí, rotundamente sí. No tengo ninguna duda de que este club está preparado para dar el salto.

P: Pues la última: un mensaje a la afición.

R: Pues que os queremos a todos. Agradecemos que vengáis a los partidos y que nos apoyéis como lo hacéis. Queda poco para terminar la temporada, y ojalá podamos cerrarla celebrando todos juntos algo grande.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí