Los de Saulo no dieron opciones a su rival y volvieron a rozar los cien puntos

Tiene que ser el año. Tanto por el clima que se respira, como por los resultados y sensaciones. El CB Zamora recibía a Huelva en el Ángel Nieto, un rival en posiciones de descenso que no supuso amenaza alguna durante el transcurso del partido, y ante el que se logró una victoria que acerca y de qué manera a los zamoranos al campeonato.

El Enrique Benítez solo aguanto los tres primeros minutos, y a partir de ahí, el duelo se rompió en favor de los zamoranos. Un Jacob Round espectacular, y una sólida defensa, permitieron parciales largos, que desnivelaron el duelo desde los primeros minutos, de tal manera que al primer cuarto el resultado fue de 30-18.

Con doce puntos de diferencia, y vistas las prestaciones del conjunto zamorano en las últimas jornadas, parecía que el partido estaba sentenciado. Y así fue, porque el segundo cuarto solo evidenció la superioridad a todas las escalas frente a un Enrique Benítez que aguantó el chaparrón como podía. Con un parcial de 31-14 en los segundos diez minutos, el duelo quedó más que sentenciado. (61-32)

La segunda parte sirvió para no forzar y ganar sensaciones, aunque el resultado fue un exceso de relajación que, aunque no acercó a los de Saulo a la derrota, sí que sirvió para meterles el miedo en el cuerpo. De hecho, el electrónico pasó de una ventaja de 29 puntos a reducirse a 14 en solo seis minutos. Una relajación que dejó con opciones, aunque mínimas, a un cuadro onubense que se fue con un 15-26 de parcial (76-58).

El último cuarto despertó al CB Zamora y le permitió asegurar la victoria. Las defensas se impusieron a los ataques y el marcador se cerró en un 99-75 que acerca a los de Saulo al campeonato, quedando a la espera de lo que haga Morón en Huesca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí