Los zamoranos consiguen mantener la ventaja de partidos y prácticamente sentencian su presencia en la fase de ascenso

El CB Zamora sigue de marcha. Tras la consecución de la Copa LEB Plata, donde hicieron faltan dos prórrogas para la machada, había dudas de cómo se iba a recuperar físicamente el cuadro entrenado por Saulo Hernández, y el resultado volvió a ser una cómoda victoria que le permite mantener la ventaja con respecto a Morón.

Solo los primeros compases tuvieron cierta igualdad, y fue donde Ponferrada pudo seguir el ritmo. De hecho, tardó cinco minutos el CB Zamora en tener la primera ventaja, que eso sí, una vez que la consiguió se escapó. Un par de triples de Toni Naspler y de Powell sirvieron para afianzar el comienzo (22-14).

El segundo cuarto fue el que prácticamente mató el duelo de raíz y desvaneció cualquier opción de que Ponferrada se metiese en el partido. Peris y Naspler fueron definitorios antes de que Ponferrada metiese el susto en el cuerpo con un parcial de 0-8 que obligó a Saulo a pedir tiempo muerto. Aún así, la ventaja era de diez puntos al descanso (40-30).

La segunda parte solo sirvió para certificar otro triunfo de altura. Tanto por la puntuación, como por conseguirlo ante un rival que llevaba seis triunfos en los últimos ocho partidos. Y así, se consolidó un triunfo más. Con un parcial de 29-17, todo quedaba visto para sentencia, una sentencia que se dictó en el último cuarto con un 86-68 final.

El CB Zamora se mete una victoria más al bolsillo, y ya son 14 en 16 jornadas, mantiene la ventaja con Morón y pone broche de oro a un mes para el recuerdo. Ahora, comienzan las cuentas para ser campeón de grupo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí