Descarta el riesgo de pandemia pero pide extremar la vigilancia

El presidente del Consejo autonómico de Colegios Profesionales de Veterinarios de Castilla y León, Luciano Díez Díez, ha hecho esta mañana una llamada a la tranquilidad ante el brote de gripe aviar detectado en Segovia esta semana.

Díez recuerda que la gripe aviar es una enfermedad contagiosa que afecta a todas las aves y se transporta de un lado a otro del mundo con las migraciones que hacen en las distintas épocas del año en busca de zonas más cálidas.

En España, señala, “hay un sistema de vigilancia precisamente para detectar la entrada de algún ave enferma. Se vigilan las lagunas y los humedales y se analizan los animales enfermos o muertos para descartar el virus”.

Precisamente, de esos análisis preventivos se habían detectado casos ya en Lérida, Palencia y Ávila en aves silvestres muertas. El virus detectado en la granja de Segovia, explica Díez, es “muy infeccioso para las aves de corral y de alta mortalidad para ellas pero no está adaptado para la transmisión a los humanos. Normalmente sólo por un contacto directo y continuado con las aves cabe alguna posibilidad de llegar a enfermar de esta gripe”.

De hecho, recuerda el presidente autonómico de los veterinarios, este año ya se había comunicado un caso de persona afectada en Inglaterra pero no se han producido contagios. “El virus no se ha adaptado todavía para infectar a las personas y que estas a la vez infecten a otras, con lo cual hay que estar de momento tranquilos porque se están tomando las medidas adecuadas para controlarlo”.

Como cualquier enfermedad infectocontagiosa de esta categoría, los Servicios Oficiales de Veterinaria de la Junta de Castilla y León ya han tomado las medidas oportunas y tienen aislada esta granja, estableciendo dos anillos de control alrededor de ella: uno de 3,5 kilómetros y otro de 10. “En ese espacio, se inmovilizan los animales y si hay positivos, se eliminan y desinfecta la zona. Posteriormente, se sigue  muestreando y analizando. Si transcurrido un mes no se encuentra un nuevo positivo en esa área de control, se puede considerar que ha desaparecido el riesgo en esa zona, aunque hay que seguir vigilando porque tenemos aves que han llegado de todo el mundo a invernar”.

El presidente del Consejo autonómico de Veterinarios apunta a que “debemos estar  tranquilos en estos momentos. No hay riesgo inminente de una pandemia porque no es un virus adaptado y los sistemas de explotación que tenemos en Europa hacen que el contacto íntimo con los animales, como convivir con ellos en los mismos locales, no se produzca, como ocurre en ciertos países de Asia. De ahí que no se favorezca que haya mutaciones y que los virus se adapten a infectar a las personas siendo como son específicos de las aves”.