Requejo señala que el evento confirma que Zamora tiene un sector ovino fuerte que contribuye al músculo económico de la región

El Festival del Lechazo, organizado por la Diputación de Zamora, ha marcado las jornadas del fin de semana en la capital, con unos días en los que la gastronomía y la artesanía de la provincia han brillado.

El presidente de la Diputación, Francisco José Requejo, sostiene que “el encuentro ha sido un éxito que ha puesto de relieve las fortalezas de Zamora, que cuenta con sectores fuertes que impulsan el desarrollo económico de la provincia”.

El encuentro ha contado con varios ejes vertebradores. Por una parte, el cultural ha acercado a jóvenes y mayores a las raíces de la tierra, “con sectores que siempre han estado presentes en la provincia, contribuyendo al traspaso generacional que tanto preocupa a la institución”, explica Requejo, a través del libro editado por la Diputación, con una tirada de 1.000 ejemplares, y de la exposición que continuará su camino por las comarcas de Zamora y otras provincias, promocionando y difundiendo la esencia ganadera de la provincia.

La terraza del Ramos Carrión ha sido el enclave por el que miles de locales y turistas han pasado, empapándose del arraigo de los zamoranos con las prácticas pastoriles y los oficios actualizados que ofrece. El presidente de la Diputación indica que “uno de los objetivos principales durante la organización se centraba en situar a Zamora como tierra del ovino y ese propósito se ha cumplido con creces, contribuyendo a la revitalización del sector ovino con las actividades desarrolladas en la Carpa de los Oficios, en la que artesanos de la provincia y de otros puntos geográficos han compartido su trabajo, enseñando las salidas laborales y económicas que supone esta área”.

De la misma forma, la Mesa de la Lana “ha supuesto un balón de oxígeno, permitiendo que el público y los profesionales conocieran diferentes proyectos empresariales, generando sinergias y alianzas entre empresarios que no se conocían”. Además, las mesas de debate estuvieron protagonizadas por diversas empresas que sirven como ejemplo para los jóvenes que quieren quedarse en la provincia y desarrollar en ella sus ideas de negocio.

A su vez, las conferencias que ocuparon estos días el Museo Etnográfico han supuesto una fuente de nuevas ideas en las que trabajar para seguir haciendo provincia, con una serie de expertos que han puesto en relieve cuestiones como la forma de aprovechar las nuevas tecnologías o los cielos de Zamora para atraer talento y, sobre todo, fijar población.

Sin duda, la hostelería ha constituido otro de los grandes ejes estructurales de esta actividad, con la I Ruta de la Gastrotapa, en la que han participado medio centenar de establecimientos que continuarán dando lo mejor de sí hasta el 26 de marzo.

La Diputación de Zamora y Alimentos de Zamora, valoran el Festival como un punto de partida con el que continuar posicionando a Zamora como capital del ovino, poniendo el foco en todos los profesionales que lo conforman, con unos ganaderos que, generación tras generación, continúan llevando a cabo la labor, los artesanos que cada año se expanden más en el mercado internacional o el IGP Lechazo de Castilla y León, que ya está presente en algunas de las mejores cocinas del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí