El 1 de febrero de 2023 se derribó el último tramo que quedaba en pie: la icónica fachada por la que tantos y tantos zamoranos entraron y, sobre todo, salieron para procesionar

El año 2023 ha sido origen, pero también final de muchas etapas. Algo así ocurrió, y a la vez, el primer día de febrero de este todavía presente año. Los operarios completaron el derribo del Museo de la Semana Santa de Zamora, en una mezcla entre nostalgia y optimismo para los allí presentes, que no quisieron perderse el final de uno de los lugares más icónicos de nuestra ciudad, tanto por historia, como por sentimiento.

Fue inaugurado en 1957, lo que le convirtió en museo pionero si hablamos en materia de Semana Santa, durante décadas fue la casa de prácticamente todos los pasos e imágenes que conforman la Semana de Pasión. Un espacio único para los amantes del arte, de la religión, y también del espectáculo, porque el interior del museo atrapaba a los visitantes debido a su riqueza visual, incluso a quienes la Semana Santa pasaba de refilón en sus vidas.

Pero en el encanto también empezó a radicar el problema: un edificio histórico y pionero, que precisamente por ello, se quedó obsoleto ante la evolución de la Semana Santa. El Museo de la Semana Santa de Zamora era cada vez más incapaz de soportar la Semana Santa de Zamora. Y eso es algo inconcebible en un evento declarado de Interés Turístico Internacional, que recibe todos los años y “cienmiles y cienmiles” de visitantes.

A mediados de enero comenzó el derribo, que tuvo lugar en una de las paredes laterales el Museo, esa que daba hacia la muralla. Y poco a poco, fue desapareciendo. Como no podía ser de otra manera, lo último en difuminarse entre una nube de polvo fue la fachada, esa que tantos y tantos zamoranos y turistas cruzaron para embaucarse con la Semana Santa de Zamora. Unos con la ilusión de procesionar en su mayoría, y otros, simplemente por disfrutar del patrimonio artístico y cultural. El 1 de febrero llegó el esperado derribo, se cerró una era de casi 70 años, pero se abrió otra: la de tener un Museo de Semana Santa acorde a las exigencias de una de las festividades más grandes y sentidas en todo el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí