Las llamas, que se originaron de forma intencionada, han arrasado más de 240 hectáreas de superficie arbolada

El incendio de Carracedo ha quemado finalmente 250 hectáreas de terreno. Según la información facilitada por el servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, más de 240 hectáreas son de superficie arbolada y otras siete hectáreas corresponden a terreno agrícola.

Los servicios de extinción dieron por apagado este domingo el incendio, en el que han estado trabajando durante los últimos cuatro días.

En las labores de control han trabajado durante la última jornada tres agentes medioambientales, un bulldozer, una autobomba y una cuadrilla de tierra.

Se trata de un incendio  que fue provocado de forma intencionada y que obligó a la administración regional a declararlo de nivel 1, en una escala de gravedad de 0 a 3, al estar próximo a varias poblaciones y quemar una superficie importante de terreno.