La Junta confía en que pueda bajar el nivel de riesgo esta tarde, mientras se abren las carreteras afectadas por el fuego

El incendio originado el domingo por la tarde en Vegalatrave ha quemado cerca de 2.000 hectáreas, según las primeras estimaciones técnicas realizadas sobre el terreno. Es, por tanto, otro gran incendio de este verano en Zamora tras los producidos en la Sierra de la Culebra y en Losacio, lo que eleva las pérdidas económicas y sociales que se están produciendo desde mediados de junio debido al fuego.

El consejero de Presidencia de la Junta, Jesús Julio Carnero, ha visitado esta mañana el puesto de mando avanzado desde el que se siguen las labores de coordinación de este siniestro y ha manifestado su confianza en que a lo largo de esta tarde, si se mantienen las condiciones meteorológicas, pueda reducirse de 2 a 1 el nivel de riesgo de este incendio.

A esa bajada del nivel de riesgo contribuye también que en las carreteras que se vieron cortadas por el fuego y el humo se ha restablecido ya el tráfico con normalidad.
De la misma forma, la línea férrea se está reabriendo también.

Carnero volvió a reclamar que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado “refuercen los operativos de prevención y vigilancia respecto a aquellas personas que puedan tener la tentación de hacer lo que no deben”.

En esa visita ha estado también la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, que ha vuelto a lanzar un mensaje a la población para que sigan las indicaciones de la Guardia Civil en los desalojos, un llamamiento que se viene repitiendo en las últimas horas tras comprobar que cada vez son más los vecinos que renuncian a abandonar los pueblos y prefieren permanecer junto a sus viviendas y naves agrícolas y ganaderas.