La Junta teme que la llegada de la primavera vuelve a suponer un incremento de los contagios y sean más las explotaciones afectadas

En pleno invierno la enfermedad hemorrágica epizoótica que afecta al ganado vacuno no termina de remitir. Se está ralentizando el número de contagios pero las muertes se siguen produciendo, lo que está generando preocupación en la administración.

“Parece que está bajando un poco pero no dejan de morir animales porque los síntomas se alargan. Nos preocupa porque el invierno está avanzado, la primavera está ahí y se siguen produciendo muertes y parece que se va a juntar una campaña con otra, pero es verdad que la enfermedad se está ralentizando”, señala.

Según las últimas cifras, hay 480 explotaciones afectadas con 53.001 animales, lo que supone una morbilidad del 18,35%. Hasta el momento, se han registrado 1.153 muertes, lo que eleva la mortalidad al 2,18%.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí