Aseguran que «la agrupación de electores también aprecia posibles coacciones y revelación de secretos por la descarga y divulgación de “información confidencial” de personas que avalaron su constitución»

La Guardia Civil trasladó el pasado mes de septiembre al Juzgado de Toro una denuncia presentada por Nos Movemos por Toro para depurar posibles responsabilidades por un presunto delito de revelación de secretos, otro de coacciones y un posible delito electoral, por la “descarga” y la posterior divulgación de los datos personales de ciudadanos que avalaron la constitución de la agrupación de electores. Los hechos se remontan al pasado 27 de mayo, un día antes de la celebración de las elecciones municipales, cuando el propietario de un comercio comunicó a responsables de Nos Movemos por Toro que en la puerta de su negocio “habían dejado” una bolsa repleta de folios, en la que también se podía leer la palabra “Mafiosos”. En concreto, los documentos que contenía la bolsa se correspondían con todos los avales que Nos Movemos por Toro presentó para crear la agrupación de electores y poder concurrir a los comicios municipales. Ante estos hechos, responsables de Nos Movemos por Toro se desplazaron hasta el Puesto de la Guardia Civil para presentar una denuncia.

Esa misma mañana, la Policía Judicial de la Guardia Civil puso en marcha una investigación sobre los hechos denunciados que, para Nos Movemos por Toro, “son gravísimos”. En el marco de la investigación, la Policía Judicial precintó e incautó un ordenador del Ayuntamiento desde el que, presuntamente, se descargaron los avales.  Se llevó a cabo una “auditoría informática” del servicio administrativo municipal porque “en la nube y en la red queda huella de todo”. La agrupación de electores trasladó sus sospechas a la Policía Judicial, ya que la relación de avales fue obtenida a través de los servidores del Ayuntamiento. Por este motivo, la investigación tratará de esclarecer si un trabajador o trabajadora del Ayuntamiento, “sin ningún tipo de autorización”, accedió a la documentación desde un ordenador del Ayuntamiento y, posteriormente, la descargó. En este punto, Nos Movemos por Toro subrayó que esa documentación fue descargada “sin autorización”, pues solo la Junta Electoral de Zona y la Secretaria municipal, que debe certificar la autenticidad de las firmas, están legítimamente autorizados a acceder a la misma. A los pocos días, la documentación fue depositada en una bolsa en la puerta de un comercio de la ciudad, acompañada de la palabra “mafiosos”.

En concreto, la bolsa contenía los 17 folios de las firmas de los avalistas, así como todos sus DNI fotocopiados en blanco y negro, por lo que fueron “revelados” todos los datos personales de las personas que respaldaron la constitución de la agrupación de electores. No obstante, Nos Movemos por Toro tiene constancia de que los avales también fueron “exhibidos” a vecinos particulares que trasladaron a sus integrantes su preocupación por saber “qué ha pasado con mi firma”, cuando esa información es “confidencial” y podría haber motivado la interposición de denuncias contra la agrupación de electores, que es “la responsable de su custodia”. La denuncia ya ha sido trasladada al Juzgado y Nos Movemos por Toro confía en que se agilicen las diligencias y la investigación de unos hechos que considera “muy graves”. En este sentido, apuntó que el autor o autores de la descarga de la documentación y posterior divulgación han podido incurrir en un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos, al vulnerar la intimidad de las personas que firmaron los avales a través de un “apoderamiento o interceptación” de documentos sin su consentimiento. Del mismo modo, la agrupación de electores, considera que los responsables de los hechos también deben responder ante la autoridad judicial por un presunto delito de coacciones, al haber utilizado la lista de unos avales que “son confidenciales” para “presionar” a comercios y a ciudadanos particulares, coacciones que, “al menos parcialmente” pudieron “alterar” el resultado de las elecciones municipales.

Por este motivo, para la agrupación de electores, los hechos denunciados también podrían ser constitutivos de un supuesto delito electoral. De otro lado, Nos Movemos por Toro destacó que a la denuncia se han adherido hasta el momento alrededor de veinte personas, a las que se sumarán otros ciudadanos que avalaron la creación de la agrupación de electores. Sus responsables esperan que el Juzgado de Toro pueda agilizar las diligencias y agradeció públicamente el trabajo realizado por la Policía Judicial que, de inmediato, abrió una investigación para recabar datos y pruebas sobre los hechos denunciados. Por último, los representantes de Nos Movemos por Toro recordaron que “estamos a disposición de la Guardia Civil y del Juzgado” para avanzar en la investigación, para que los hechos se esclarezcan y para que “todo el peso de la Ley” recaiga en la persona o personas que “filtraron” una documentación que “es estrictamente confidencial”.

Hasta el momento un total de 24 personas están adheridas, en las próximas semanas se adherirán más afectados, a la denuncia y se está a la espera de que la Juez de Toro avance con las diligencias en pro de conocer los hechos, que desde Nos Movemos por Toro califican de gravísimos, con presuntas responsabilidades administrativas, civiles y penales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí