El legado está integrado por 872 obras artísticas

El Consejo de Gobierno ha aprobado la declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de colección de bienes muebles para el Legado de Baltasar Lobo a la ciudad de Zamora. Este conjunto de bienes representa el testimonio material e inmaterial del artista zamorano, símbolo de un periodo de la historia de España con un alto significado para la cultura de Castilla y León, que es necesario preservar para generaciones futuras. Con esta declaración se protege y garantiza la unidad del legado.

Baltasar Lobo Casquero, nacido en Cerecinos de Campos en 1910, es uno de los grandes escultores españoles del siglo XX y de los artistas más significativos, dentro de los movimientos artísticos europeos posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

La obra del artista, Premio Oficial de las Artes y las Letras de Francia en 1981; Premio Nacional de Artes Plásticas en 1984 y Premio Castilla y León de las Artes en 1985, ha sido expuesta entre 1945 y 2018 en las principales salas nacionales e internacionales y se encuentra en la actualidad dispersa por distintas colecciones de Museos y Fundaciones de más de dieciséis países de Europa, Asia y América del Sur.

Poco antes de 1986, el artista donó un lote de sus creaciones a la ciudad de Zamora, que sería expuesto con motivo de la Bienal de Escultura de Zamora y permanecería en la ciudad para un futuro museo del escultor; con esta primera entrega se organiza en 1996 un museo en la iglesia de San Esteban. Más tarde, tras un acuerdo con las hermanas y herederas del artista, llegaron unas 700 piezas procedentes del taller parisino del artista, parte de las cuales fueron depositadas en el Museo de Zamora. Se trata de bronces, bocetos en escayola y mármoles con numerosas marcas de serie y numeraciones de la mano del escultor que informan sobre sus técnicas y procedimientos de trabajo, mobiliario, herramientas y otros objetos personales.

El legado de Baltasar Lobo, objeto de esta declaración, es excepcional, tanto por su singularidad e integridad como por su significado histórico y artístico, como referencia indiscutible para conocer su actividad artística, sus preferencias estéticas y las influencias que recibió.

Este conjunto lo integran, fundamentalmente, las obras de titularidad pública depositadas en el Museo de Zamora y en el Museo Baltasar Lobo, así como las herramientas, enseres y documentación procedentes del taller del artista en París. Asimismo, se integra en la declaración la obra ubicada en la ciudad de Zamora, en el Ayuntamiento, en el Castillo, en la plaza de Zorrilla y en el parque León Felipe, incluyendo la obra que se encuentra en las Cortes de Castilla y León, en depósito temporal.

Desde 2003, la Fundación Baltasar Lobo, formada actualmente por el Ayuntamiento de Zamora y su familia, ha jugado un papel esencial en la gestión del legado, así como en la promoción y divulgación de la obra del artista, abordando la instalación museística de la Casa de los Gigantes (Museo de Baltasar Lobo desde 2008) y, recientemente, la confección de un inventario digital, base de la propuesta de declaración de la colección como Bien de Interés Cultural.

De acuerdo con el inventario digital de la Fundación Baltasar Lobo, el legado está integrado por 872 obras artísticas, distribuidas entre 750 esculturas (182 piezas de bronce, 465 modelos de yeso, 15 piezas de arcilla, 65 piezas de mármol y 23 piezas de otra índole: moldes, peanas y piezas de alabastro, marfil y piedra) y 122 dibujos, repartidas espacialmente en los espacios ya citados. Además, se integran en esta declaración un buen número de cajas con fragmentos de obras inacabadas o fragmentadas, herramientas del artista, material pétreo sin trabajar, depositados, tanto en el Museo de Zamora, como en la Casa de los Gigantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí