La iglesia de San Andrés acoge un canto del Miserere virtual en medio de estrictas medidas sanitarias

El canto del Miserere ha resonado este Jueves Santo en Zamora, no como en otras ocasiones, en la plaza de Viriato al paso de la imagen del Cristo Yacente, pero sí gracias a las voces de los hermanos del coro de la Hermandad que han vuelto a sobrevolar la ciudad en una ceremonia inédita celebrada esta tarde en la iglesia de San Andrés.

Con la imagen del Cristo Yacente como gran protagonista del acto, y tras las palabras del presidente de la cofradía, Dionisio Alba, en una gran pantalla se ha proyectado un vídeo con el coro de la hermandad interpretando el miserere de José María Alcacer. Siete minutos largos de obra musical que han embargado los corazones de los pocos fieles que han podido acceder al templo, en el que se han guardado estrictamente las normas sanitarias de seguridad.