Una exposición en el Ramos Carrión muestra las fotografías derivadas de la investigación científica realizada sobre un rorcual varado en la playa de Sopelana

Una ballena murió tras quedar varada en la playa de Sopelana (Bilbao) en 2019 y del estudio científico de uno de sus ojos ha surgido una exposición fotográfica que se puede ver desde hoy y hasta el 15 de febrero en la sala de muestras del teatro Ramos Carrión de la capital.

Es una exposición que se puede ver a distintos niveles, según explica Elena Vecino, directora del equipo de investigación que llevó a cabo el estudio del ojo de esa ballena. Por una parte, la muestra tiene una dimensión «artística» ya que el estudio microscópico del ojo de la ballena ha quedado reflejado en sorprendentes fotografías, algunas de ellas con distintos tratamientos de imágenes, que son bellas e inesperadas.

Por otra parte, la muestra ofrece también parte de las conclusiones científicas obtenidas durante la investigación, entre ellas, por ejemplo, que las ballenas ven en blanco y negro.

Y hay, además, un tercer nivel, el de la concienciación sobre la necesidad de preservar el hábitat en el que se desenvuelven estos grandes mamíferos. Por eso, sobre el suelo de la sala de exposiciones del Ramos Carrión se muestran los restos de plástico recogidos en la playa de Sopelana en un solo día.

La exposición está presidida por una gran lona en la que se reproduce, a tamaño natural, la imagen de una ballena y a lo largo de la muestra se escuchan también sonidos emitidos por estos animales.

La exposición se ha podido ver ya en Bilbao y Salamanca y recorrerá después Oporto, Burdeos, Lugo y Zarautz. A Zamora llega gracias a la colaboración de la Caja Rural de Zamora y la Diputación de Zamora.