La Junta eliminará buena parte de las restricciones sanitarias, como los aforos en locales, ante la buena evolución de la pandemia

La evolución positiva de la pandemia hace prever a la Junta de Castilla y León que el próximo martes la región podrá abandonar el nivel 1 de alerta sanitaria para entrar en lo que la Administración Regional, según ha explicado esta mañana el vicepresidente Francisco Igea, ha pasado a denominar, situación de “riesgo controlado”.

Igea ha señalado que a partir del martes decaerán la práctica totalidad de las restricciones de competencia regional, como las limitaciones de horarios y aforo, y solo se mantendrán las medidas sanitarias competencia del Gobierno, como el uso de la mascarilla o el mantenimiento de la distancia de seguridad de un metro y medio.

El vicepresidente ha señalado que la región no entrará en la conocida como “nueva normalidad”, dado que la Junta apuesta por llevar a la población el mensaje de que el riesgo, aunque menor, “no ha desaparecido” aunque está “razonablemente controlado”.

Sí que se mantienen los protocolos sanitarios en dos ámbitos, como son las residencias de ancianos y los centros de enseñanza.