Los portavoces de PP, IU y Ciudadanos muestran su extrañeza por la actitud de los socialistas

Situación insólita la vivida este viernes en el Pleno que la Diputación ha celebrado esta mañana. Los diputados del PSOE, cuando se han acabado los puntos recogidos en el orden del día y antes del debate de las mociones, han abandonado la sesión entre acusaciones al presidente provincial Francisco Requejo, de “faltas de respeto” e “insultos” hacia el portavoz socialista, Eduardo Folgado.

Transcurría el Pleno con una tranquilidad poco frecuente cuando el diputado socialista Manuel Ramos, ha pedido la palabra para dirigirse al resto de diputados. Ante el asombro y los gestos de incredulidad del resto de partido políticos, Ramos ha acusado a Requejo de mantener una actitud “incomprensible” y “fuera de lugar” hacia Folgado, de continuas e innecesarias “descalificaciones”.

Segundos después, los diputados del PSOE, que participaban en el Pleno, que este viernes se celebraba de forma telemática por el canal de youtube de la Diputación, han apagado sus monitores y han dejado la sesión.

La decisión de los socialistas ha chocado con la actitud del resto de grupos. El presidente de la Diputación, Francisco Requejo, ha mostrado su rechazo hacia la actitud del grupo socialista. Incluso, ha recordado como Folgado no ha hablado del espinoso asunto de los contagios de Videmala, “del que no han dicho nada, ni siquiera para pedir perdón después de meter la pata”.

Requejo ha querido dejar claro que “quizá lo que pasa es que el diablo cuando no tiene otra cosa que hacer, mata moscas con el rabo”.

Tanto la portavoz de IU, Laura Rivera, como el del PP, José María Barrios, han negado la existencia de esos insultos de los que hablaba Ramos y han rechazado también la actitud del PSOE.