El diputado Antidio Fagúndez señala que será necesario facilitarles vivienda subvencionada, guarderías y transporte

El diputado del PSOE por Zamora y secretario provincial de los socialistas, Antidio Fagúndez, pidió hoy a las instituciones zamoranas que colaboren para crear en la provincia un escenario propicio que facilite que las familias de los militares que llegarán al campamento de Montelarreina vivan realmente en la provincia de Zamora.

Reconoció que algunas experiencias similares que se han desarrollado en otros puntos de España no han sido todo lo satisfactorias que se esperaban en este sentido, e hizo un llamamiento a la Diputación de Zamora y la Junta de Castilla y León para que canalicen la colaboración que han ofrecido y habiliten partidas económica suficientes para que “aquí haya instalaciones” que permitan a las familias de los militares desplazados quedarse a vivir en Zamora. En este sentido señaló que se van a necesitar “viviendas subvencionadas, guarderías, y transporte”.

Antidio Fagúndez reiteró que el Gobierno de España se hará cargo de forma exclusiva de los 85 millones de euros que costará la puerta en marcha del campamento militar de Montelarreina y dijo que el resto de las instituciones deben colaborar “con otras cosas que van a ser necesarias”. Según Fagúndez, al principio del proyecto hubo un hecho significativo: Juan Vicente Herrera dijo que iba a cofinanciarlo, las instituciones zamoranas primero miraron a otro lado diciendo que era competencia del Estado y luego al final se ofrecieron a hacerlo, “pensando alguna de ellas que no iba a realizarse”.

El proyecto de Montelarraina se va a sacar a licitación en los próximos meses y se conocerán entonces las necesidades presupuestarias. Será entonces, añadió Fagúndez, cuando se establezca la cuantía que se van a necesitar en cada una de las anualidades.