Las de Ricardo Vasconcelos necesitaban recuperar sensaciones tras la mala racha de resultados

Duelo trampa el que tenía el Recoletas Zamora en la tarde de hoy frente a Melilla. Las norteafricanas llegaban también con necesidad de victoria, aunque es cierto que, en el caso del rival, para escapar de la zona de descenso. Tras las dudas de las últimas jornadas, esperaba un duelo difícil ante un rival necesitado.

Y en el primer cuarto las cosas no pasaron como se esperaba. Cierto es que la ventaja fue visitante, pero no con la claridad con la que se preveía. Aún así, durante prácticamente todo el periodo, las de Vasconcelos dominaron, aunque una racha de triples trajo una desventaja de cinco puntos (22-17).

Fue un espejismo, porque el Zamarat volvió a sacar la garra que le caracterizó jornadas atrás. Con un parcial de 0-10, se remontó un duelo que se podría haber complicado excesivamente, y, afortunadamente, ya nunca más se volvió a voltear. Al descanso el marcador era de 31-39.

En la segunda parte no hubo partido, y mucho menos, opciones para La Salle Melilla. Cierto es que las locales consiguieron anotar más puntos que en el cuarto anterior, pero el ataque de Recoletas dejó un parcial de 11-23 para encarar el último cuarto con un fiable 42-62, una distancia de veinte puntos que ya era irremontable.

En el último cuarto, que no debió tener más historia, tuvo lugar la desafortunada lesión de Alexa Hart. La norteamericana salió sin poder apoyar de la pista y encendió las alarmas de cara al duelo clave ante Ardoi. Al final, triunfo por 67-81.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí