El casi inexistente acierto en el rebote ha sido definitivo para quedar fuera de la final

Punto y final. El Recoletas Zamora se vuelve a quedar sin ascenso a Liga Endesa tras sucumbir ante C.A.B. Estepona, anfitrión de la Final Four y que ya espera rival para ascender mañana ante su público, o, por el contrario, quedarse con la miel en los labios con el factor cancha a favor.

Las de Ricardo Vasconcelos, alentadas por un autobús que fletó el Centro de Salud Recoletas, no saltaron bien a la pista en tierras malagueñas. Un triple de Sara Castro nada más arrancar fue lo único destacado en un primer parcial de 0-7 que puso rápidamente un considerable 3-12 en los primeros impases del partido. De hecho, en ese primer cuarto, solo el excesivo error de las locales en las canastas fáciles evitó que la sangría fuese mayor. Hasta ocho minutos hubo que esperar para volver a ver una canasta naranja, obra de Menéndez. Cifras poco alentadoras que dejaron los primeros diez minutos en un 7-12.

En el segundo cuarto tampoco varió excesivamente el guion. Ambos equipos siguieron siendo nefastos de cara a la anotación. Otra vez hubo un lapso de tres minutos para ver una canasta, que esta vez, también fue naranja. Una canasta que sirvió para recuperar la distancia y reducirla a un punto antes de que Brown rompiese la sequía para un Estepona que, tras el arreón inicial, empezó a pesarle la presión. El duelo se mantenía en uno o dos puntos de diferencia, pero empezó a asomar el gran debe del Zamarat: el rebote. Ezeigbo lo aprovechó y al descanso el resultado fue de 17-24.

En la segunda entrega, el Zamarat saltó descolocado otra vez. Estepona recuperó el acierto en el aro y las distancias volvieron a ampliarse hasta los seis puntos. Distancia remontable, pero que no tenía visos ante el nulo acierto en anotación y en rebote por parte del Zamarat. Pero las tornas consiguieron cambiar: por primera vez, el Recoletas se mostró fiable en defensa y efectivo en ataque, lo que sirvió para llegar al empate en varias ocasiones. Un tercer cuarto cuya igualdad se mostró en el electrónico (35-36).

Con un punto a favor de las andaluzas, las espadas llegaron por todo lo alto al final del duelo. Ewodo consiguió poner por delante al Zamarat pero Ezeigbo volvió a nivelar. En los minutos decisivos, otra vez el rebote volvió a penalizar a un Recoletas Zamora que terminó por diluirse, lo que fue aprovechado por las malagueñas para poner un +8 y máxima ventaja a tres minutos de finalizar el duelo.

Sacando fuerzas de flaqueza, y ayudadas por el error en los tiros libres de las anfitrionas, el Recoletas tuvo la opción de forzar una prórroga. Con 11 segundos de posesión, y con tres de desventaja, Isa Latorre arriesgó con un tiro desde 15 metros que se fue al aro, y que cuyó rebote tampoco fue aprovechado para haber logrado el empate.

Con el 50-53 final, el Zamarat se despide de sus opciones de ascenso, y hay que esperar para ver qué proyecto lanzará el club naranja teniendo en cuenta que, con este, son tres batacazos consecutivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí