Las zamoranas no arrancaron bien el duelo, pero supieron darle la vuelta para acabar ganando con solvencia

El Recoletas Zamora vuelve a saborear el triunfo. Tras la derrota del miércoles en Alcobendas, existía la duda de cómo iban a reaccionar las naranjas al primer revés de la temporada tras un inicio inconmensurable. Y las dudas tardaron en disiparse veinte minutos, lo que tardó el Zamarat en retomar su identidad y superar a su rival con cierta facilidad.

Y eso que no arrancaron bien las naranjas. Imprecisas en el tiro, fueron a remolque en un primer cuarto en el que Antequera sí se mostró más acertado en la canasta rival. Con una diferencia de tres puntos para las malagueñas se dio el inicio de un segundo cuarto en el que las de Vasconcelos impusieron su impronta y dieron la vuelta al choque. Edowo realizó un partido excelso y fue clave en la remontada que ya se fraguó al descanso (33-25).

El inicio de la segunda parte sirvió para sentenciar el duelo. El Zamarat fue una auténtica apisonadora frente a un cuadro antequerano que se vio desbordado por la superioridad de un Recoletas que volvió a mostrar porqué va líder de liga. Sara Castro, Edowo e Isa Latorre sobresalieron en un cuadro zamorano que amplió la diferencia a más de diez puntos, y que dejó el duelo visto para sentencia con un parcial de 27-19.

El último cuarto, con una distancia prácticamente insalvable para las visitantes, el Zamarat ahorró energías y durmió como pudo el partido. Con posesiones largas, y asegurando los puntos fáciles, cerró otro triunfo de importancia ante un rival que llegó a Zamora en posiciones de play-off. Al final, un 77-68 que hace olvidar el accidente en Alcobendas y que permite a las de Ricardo Vasconcelos seguir liderando la Liga Femenina Challenge.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí