Los zamoranos suman la tercera victoria en casa (3-2) y alcanzan los 10 puntos al final de la primera fase que les permiten acabar en la zona media de la tabla

Victoria sufrida y muy trabajada del River Zamora que se encontró con los palos en una decena de ocasiones lo que le obligó a sufrir mucho para llevarse tres puntos que le permiten coger un buen colchón con los puestos de abajo y vivir en la zona media de la tabla al final de la primera vuelta.

Los zamoranos comenzaron mandando en el partido, con mucha posesión, intentando llegar a la puerta rival y topándose con el cancerbero de El Espinar Arlequín o con los palos en numerosas ocasiones. En las botas de Velasco, Javichi y Mario estuvo el primer tanto de la tarde pero no fueron capaces de anotar.

Los visitantes buscaban a la contra sorprender a Eliseo y en una de estas llegadas tuvieron el acierto del gol que le ponía cuesta arriba el partido a los blanquinegros. Rotaba Pablo Rivas y daba entrada a Oli y fue él quien, en una jugada de estrategia, encontró el tanto del gol tras un buen pase de Javi Cala.

Siguió dominando el encuentro la escuadra zamorana pero no encontró más premio hasta el descanso pese a que las llegadas eran de los jugadores de Pablo Rivas, quien pudo contar con todos sus jugadores a excepción de David Rosón que sigue recuperándose del golpe sufrido en la cabeza en el anterior encuentro.

En el segundo tiempo los zamoranos siguieron con la misma dinámica y ahí si encontraron el gol, primero en las botas de Oli y posteriormente con Velasco, lo que permitió poner el 3-1 en el marcador.

Eliseo tuvo que esforzarse al máximo para tapar una buena acción ofensiva de los segovianos que en la siguiente acción si que consiguieron poner el 3-2 en el marcador. Apostaron entonces, porque se acababa el tiempo, los visitantes por el portero jugador pero la defensa zamorana se mostró muy sólida y sacaron adelante los tres puntos.