Los pupilos de Pablo Rivas suman su quinto triunfo consecutivo en casa y se acercan a la zona media de la clasificación

Victoria del River Zamora Enamora INURE al Tres Columnas de Ciudad Rodrigo en un partido con una primera mitad bastante igualada donde los zamoranos no pudieron pasar el empate (1-1) con gol de Alejandro aunque tuvieron alguna ocasión más para llevarse el triunfo parcial.

En la reanudación, Pablo, que estuvo inconmensurable bajo palos, paró un balón y salió con la bola, yéndose de un rival, para asistir a Alejandro que ponía el segundo de su cuenta particular. Fueron los mejores minutos de los zamoranos que robaban y corrían para generar numerosas ocasiones. Los hombres de pablo Rivas salían de la presión de Ciudad Rodrigo encontrando a Fer en el pívot, lo que les permitía romper las líneas defensivas de Tres Columnas.

Era Mario el que ponía el tercero mientras Oli y Rubén Cala conseguían frenar las acometidas visitantes. Era precisamente Oli quien hacía el cuarto (4-1) y rompía el encuentro.

Entraban en la rotación Aitor, Tascón y Óscar, que dejaban buenos minutos y permitían que Alejandro anotara un gol que finalmente se metía en propia el portero visitante (5-1) y Bibi, a la contra, anotaba el sexto.

Con portero jugador arriesgaban los visitantes y Alejandro lo castigaba con el séptimo tanto zamorano en un partido muy coral de los suyos. Rodri, que tomaba el testigo de Pablo en portería, también dejaba buenas acciones bajo palos aunque el cuadro zamorano bajaba ligeramente la intensidad defensiva y, contra el juego de cinco de Ciudad Rodrigo, no encontraba la solución y empezaba a encajar tantos hasta el 7-3.

Siguió intentándolo el conjunto zamorano e, incluso, apostó por el portero jugador para cortar el dominio visitante pero en una jugada defensiva Rubén Cala veía la segunda amarilla y dejaba a los zamoranos con uno menos. Supieron sufrir y aguantaron casi los dos minutos en inferioridad pero acabaron encajando el cuarto tanto.

Le siguió dando mucho rédito el portero jugador a los visitantes, que seguían descontando pero Mario provocaba un penalti y expulsión que transformaba el miso y daba tranquilidad a los zamoranos pese a que siguió empujando Tres Columnas para poner el 8-6 definitivo.