Los rojiblancos iniciarán su ruta hacia la permanencia mañana a las 19:00 horas visitando al Real Unión de Irún con el objetivo de sumar tres puntos para no descolgarse más de la zona de salvación

Raúl Nieto

Dice el refranero futbolístico español que “a entrenador nuevo, victoria segura”. Eso es, precisamente, lo único que quiere conseguir el equipo ya entrenado por el ex técnico del Compostela, Yago Iglesias, quien arrancó su etapa al frente de los rojiblancos el pasado martes tras la agria salida de David Movilla. Un Yago Iglesias que tratará de dar con la tecla que no supo acertar a dar el vasco para iniciar una remontada hacia la permanencia que se prevé complicada.

Tras la derrota del pasado domingo ante el Rácing de Santander, en el cual los zamoranos cayeron por un contundente 0-3, el cambio de técnico ha supuesto un pequeño soplo de ilusión -toda la que se puede, teniendo en cuenta que son siete los puntos que separan al Zamora de la zona de permanencia- entre la parroquia zamorana. Un pequeño respiro que ha sido posible durante esta semana por dos circunstancias: la primera, que Yago Iglesias conoce a gran parte del plantel -al estar formado en su mayoría por futbolistas que la pasada campaña jugaron en el grupo I, donde se encuadraba el Compos- y la segunda, las sensación que dejó la “Esedé” tanto en San Lázaro como en el Ruta de la Plata contra los rojiblancos la pasada campaña.

Una estilo que se aleja de lo que visto en estas trece primeras jornadas de competición, donde el Zamora de Movilla no elaboró tanto como en la temporada pasada, y en situaciones endebles, abusó de un balón largo que nunca dio rédito. Ni siquiera parece que el esquema vaya a repetirse. Primero, porque el 4-4-2 no ha dado resultados, y segundo, porque los mejores momentos de una S.D. Compostela que rozó el tercer puesto al final de la primera fase, llegó con un solo punta, y en muchos minutos, utilizando la figura del “falso nueve”.

Tratándose de un entrenador con un estilo claro y marcado de juego, en el que las bandas -tanto laterales como extremos- son clave tanto a nivel ofensivo como defensivo, y con un idea de dominar, llevar el ritmo del partido y competir más minutos en campo contrario que en el propio, queda la duda de cuánto tiempo necesitará Yago Iglesias para empezar a afianzar estos conceptos, y si se acudirá al mercado de enero para traer futbolistas que aceleren este proceso.

En cuanto al equipo, estarán todos disponibles con las dudas de Xisco Campos y Espejo. El primero ya no tiene la venda en su muñeca fracturada, y el segundo no ha completado todas las sesiones de entrenamiento durante la semana, por lo que el lateral izquierdo podría quedarse fuera una semana más. Enfrente un Real Unión de Irún que empezó la temporada con una trayectoria impecable, se diluyó hasta quedarse a un solo puesto por encima del descenso, y que ahora parece haber encontrado un poquito de tranquilidad en mitad de la tabla.

Un Real Unión que tiene presencia zamorana tanto en el verde como en los despachos. El canterano rojiblanco, Miguel Santos, recaló este verano en la disciplina irundarra para hacerse fijo en el lateral derecho fronterizo. Santos debutó en el primer equipo en enero de 2009 en la Ciudad Deportiva de la Albericia frente al filial del Rácing de Santander, en un duelo en el que los rojiblancos, a las órdenes de Tomé, perdieron por 2-1, con gol de otro canterano: Pablo Carbajal. Mientras que, en la dirección deportiva, concretamente en el departamento del análisis de datos y de la Big Data, es Iván Curiel el encargado de área. También canterano del club rojiblanco, Curiel enfocó su vida profesional al scouting deportivo, y tras una primera etapa en Unionistas de Salamanca, recaló en abril de pasado año en calidad de secretario técnico.

Con todo esto, mañana el mítico Stadium Gal, que vivió noches de gloria como la eliminatoria copera ante el Real Madrid en el 2008, donde los guipuzcoanos se cargaron a los madridistas, acogerá al primer Zamora de Yago Iglesias. Un Zamora que no visita el mítico templo unionista desde 2012, donde logró un empate a un gol tras un sensacional lanzamiento de falta de Josete.