El Tribunal Superior de Justicia desestima el recurso de apelación y ha confirmado la sentencia dictada por la Audiencia Provincial

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y león ha confirmado la sentencia dictada previamente por la Audiencia Provincial de Zamora por la que se condena a un hombre a una pena de prisión de ocho años y medio por un intento de homicidio a su pareja y diez meses de prisión por otros dos delitos de violencia en el ámbito familiar.

El TSJ ha desestimado el recurso de apelación de la defensa que pedía una rebaja de la pena alegando un error en la valoración de las pruebas. Señala el Alto tribunal que la sentencia de la Audiencia es acertada puesto que los hechos son un intento de homicidio, a lo que hay que sumar el agravante del parentesco dado que la víctima era su pareja.

Se ha desestimado el atenuante de la embriaguez al desecharse pese a que el agresor había bebido, que tuviera anuladas sus capacidades mentales.

La sentencia confirmada por el TSJ relata con crudeza los golpes en la cara, las patadas en la cabeza y el hecho de que el agresor arrastró a su pareja por el pelo cuando estaba en el suelo. Relata igualmente como amenazó a la mujer con un cuchillo y como la persiguió hasta el portal de la casa para que la mujer no pudiera pedir ayuda.

En la sentencia se recuerda que fue la intervención de las vecinas de la víctima la que probablemente evitó un final aún más trágico del suceso dado que fueron ellas las que llamaron a la Policía tras acoger a la mujer.

Al condenado le constan otros delitos por violencia de género y maltrato en el ámbito familiar previos. Tal era su conducta y el terror que imponía en su hogar que la mujer no quiso ni solicitar una orden de protección por miedo a su pareja.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí