La Hermandad Penitencial vuelve a llenar de luz las calles del casco histórico

La Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo de la Buena Muerte ha vuelto a protagonizar una de las procesiones más impactantes y bellas de la Pasión zamorana. Las teas de los hermanos de fila han llenado de luz las calles de los barrios bajos a pesar del viento que reinaba en la noche capitalina.

Lo inclemente de la noche ni las horas ya bien avanzadas la noche han sido obstáculos para que la procesión haya sido seguida por una multitud que ha contemplado en respetuoso silencio el paso de los cofrades vestidos con sus blancas túnicas y del Cristo de la Buena Muerte.

Un año más, el punto culminante de la procesión ha vuelto a tener lugar en la plaza de Santa Lucía, llena hasta los topes desde varias horas antes, cuando ha sonado siempre impresionante el Jerusalem Jerusalem.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí