Las naranjas dependen de sí mismas, pero visitan la cancha de uno de los rivales más complicados en estos momentos: Estepona

El Recoletas Zamora perdió la oportunidad de certificar de manera casi definitiva el ascenso directo a Liga Endesa tras la derrota en casa frente al Alcobendas este pasado sábado. Las de Ricardo Vasconcelos fallaron tras el pinchazo de Ardoi, por lo que una victoria hubiese supuesto el ascenso con solo ganar una de las dos jornadas por disputarse.

No se consiguió y ahora toca sacar la raza de campeón. Con la casi seguridad de que habrá que ganar los dos duelos restantes -Ardoi se enfrenta al colista, y su victoria aplazaría cualquier tipo de opciones de campeonato-. El primero es en Estepona, equipo que viene de ganar a las navarras que se presenta con una racha de siete triunfos consecutivos.

Una victoria allí haría mirar al Mataró-Ardoi para conocer la situación. En caso de que Ardoi sume un triunfo, el ascenso se resolvería en la última jornada, con el Recoletas dependiendo de sí mismo y recibiendo al colista Mataró. Y si Ardoi pinchase, el ascenso sería una realidad.

Ahora bien, en caso de perder, se complicarían las opciones, siempre y cuando Ardoi saque adelante su partido. De ser así, las navarras se pondrían líderes a falta de una jornada, y lo tendrían todo de cara para ascender en casa frente a un Unicaja que no parece jugarse nada.

Además, también hay que mirar de reojo a Paterna, que se ha enganchado tras las derrotas de Ardoi y Zamarat en este Sábado Santo, y que se engancharía al ascenso en una improbable pero no imposible doble derrota de los dos primeros clasificados de la Liga Femenina Challenge.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí