El conjunto manchego se impuso por 33 a 36 en la prórroga

El Zamora Enamora quedó este domingo apeado de la Copa del Rey en un apasionante partido disputado en el pabellón Angel Nieto ante un público que siempre empujó al equipo hacia la victoria.

Lamentablemente, el BM Zamora salió en la primera parte totalmente desenchufado del partido. Fallón en ataque, en defensa hizo 30 minutos para el olvido, dejando casi sentenciado el partido a favor de los visitantes, que se marcharon al vestuario con un más que favorable 12 a 19. El conjunto pistacho ni funcionó en la parcela ofensiva, ni estuvo a la altura de las circunstancian en defensa.

En la segunda parte el Zamora Enamora volvió a sacar a relucir el carácter de equipo peleón que siempre le ha distinguido en el pabellón Angel Nieto llegando a igualar la contienda. El pabellón se venía arriba y el BM Zamora mostraba su mejor nivel de juego enjugando una diferencia en contra que hacía soñar con la victoria.

El esfuerzo realizado para alcanzar a los manchegos empezó a pasar factura a los locales en los minutos finales, que ya no fueron capaces más que de aguantar la igualada hasta el final de los 60 reglamentarios.

En la prórroga, con la gasolina en la reserva, el BM Alarcos se mostró claramente superior y no dio opción a un Zamora Enamora que siguió luchando ya con más corazón que cerebro en busca de un triunfo que se escapaba en dirección a La Mancha.