Los de Saulo Hernández se impusieron al conjunto burgalés por 72 a 67

Regreso del CB Zamora al pabellón Angel Nieto y partidazo de los que hace afición. Los de Saulo Hernández se impusieron a uno de los equipos más potentes de la categoría, Tizona Burgos, por 72 a 67.

El partido empezó muy igualado. Más de lo esperado. Tan pocas diferencias había sobre la cancha que al descanso ambos equipos se marchaban al vestuario con un 35 a 36 que lo dejaba todo pendiente para la segunda parte del encuentro.

El tercer cuarto hacía presagiar lo peor para los locales. Burgos destrozó a los de Saulo con un parcial de 10 a 21. Continuos errores en ataque y poca contundencia en defensa hicieron que el CB Zamora llegará al último cuarto con un 45 a 57 desfavorable.

Parecía que estaba pintaban bastos en el pabellón Angel Nieto y que Tizona iba a imponerse fácil a la vista del mal papel desarrollado por los locales en el tercer cuarto. Sin embargo, en los últimos diez minutos el CB Zamora sacó de nuevo a relucir su casta de equipo luchador. Dejándose la piel en cada balón, luchando hasta la extenuación en defensa y ataque lograron sacar de sus casillas de Burgos que poco a poco fue desquiciándose hasta perder la compostura. Faltas técnicas, errores infantiles, malas decisiones en ataque… Tizona se vino abajo ante la presión arrolladora del CB Zamora que a pesar de la escasa diferencia en el marcador jugó unos minutos finales muy contundentes y seguros que dejan una victoria que sabe a gloria en el casillero local.