Raúl Nieto

Los de Movilla empezaron mejor el choque pero desaparecieron tras la primera diana visitante. Diego Hernández salvó la honrilla al anotar el 1-4 definitivo

El Zamora mostró su peor versión y volvió a ceder tres puntos en el Ruta de la Plata. Enfrente tuvo a un rival que, sin brillantez, pasó por encima de los rojiblancos a base de efectividad y claridad en sus ideas. Los rojiblancos volvieron a acusar su preocupante falta de gol y su excesiva fragilidad defensiva.

Y eso que no arrancó mal el equipo de Movilla. De hecho, pudo adelantarse el Zamora en un centro de Javi Navas que se paseó hasta dos veces por área pequeña. En un inicio esperanzador, donde los locales monopolizaron la posesión y buscaban portería rival, quedaba la duda de qué pasaría si el Logroñés pillaba un contragolpe. Y es que, el cuadro riojano, equipo rocoso y con oficio, no parecía sufrir ante las acometidas rojiblancas. Y el contragolpe  salió a la perfección: el capitán Iñaki recibió un centro desde la diestra para que, a placer, pusiese al Logroñés por delante.

Lejos de reservar el resultado, el 0-1 no hizo más que espolear más a un cuadro visitante que pasó con creces el primer trago y que, con muy poquito en ataque, ya mandaba en el Ruta de la Plata. Por contra, el Zamora parecía diluirse por momentos. Y en ese panorama, Iker Guarrotxena, el mejor de los riojanos sin duda, apuntilló a Jon Mikel tras recoger en el corazón del área un rechace del portero vasco.

Tras el tiempo de asueto, Movilla introdujo a Diego Hernández como punta de lanza, y el salmantino demostró hambre competitiva, fijando centrales y peleando balones aéreos. La más clara sin embargo fue para su compañero en ataque Baselga, que obligó al meta visitante a sacar una mano prodigiosa tras un remate perfecto a centro de Jon Rojo. Parecía que el Zamora salía mejor a la segunda entrega, pero otro contragolpe riojano sirvió para que Guarrotxena sentenciase el partido con un 0-3 prácticamente irrecuperable.

El Logroñés durmió el partido y lo llevó a su terreno sin renunciar a hacer pupa. Y la hizo por medio otra vez de Guarrotxena, que se destapó ante un Ruta que le aplaudió cuando fue sustituido. A cinco minutos del final, Diego Hernández marcó el gol del honor tras un buen centro de KepaVieites.

Con el 1-4 final, el Zamora tratará de lograr los primeros tres puntos en Tudela de Navarra frente al Tudelano. Unos tres puntos que, por sensaciones, empiezan a ser vitales.