Las sensaciones no son buenas ni en juego ni en resultados, y el colista también tuvo opciones de vencer

El Zamora sigue sin reaccionar. Y eso que la oportunidad era inmejorable: frente al colista, y con solo dos días de descanso para el rival tras un partido exigente como es el del Real Madrid. Pero ni aún así el equipo rojiblanco consigue encontrarse, y eso que hoy al menos sí que tuvo opciones claras para llevarse el duelo, aunque justo es decir que la Arandina también.

El once del Zamora trajo novedades, como la entrada de Juanan, al igual que la convocatoria, que volvió a contar con Nico Delmonte, quien más tarde redebutaría. Poco hay que contar de la primera mitad, más allá de un par de llegadas de cada equipo. Cierto es que las de la Arandina llevaron más peligro, mediante un intento de chilena de Raly Cabral en el punto de penalti, y un tiro desde la derecha de Otu que despejó a córner Fermín.

Por parte del Zamora hay que destacar el trabajo defensivo y remarcar la escasa presencia ofensiva. Solo un tiro de Mancebo desde la frontal, que repelió el central, un remate de Juanan desde la frontal que se fue fuera por muy lejos. No hubo mucho más que no fuesen imprecisiones debido al estado del terreno de juego.

En la segunda parte, el guion tampoco cambió en exceso en los primeros minutos. Poco a poco, el Zamora empezó a ganar terreno. Una ocasión de Baldrich sirvió para espolear a los rojiblancos, que desde entonces, sí que tuvieron opciones. La tuvo Pito, la tuvo Joel Priego con un disparo desde fuera y la tuvo Luis Rivas que se llenó de balón. Por contra, la Arandina también tuvo una última, con un remate que salvó Fermín Sobrón.

Al final, un empate que al Zamora le sabe a poco, tanto por el rival como por las ocasiones, y deja a las claras que algo hay que tocar si se quiere aspirar a ser campeón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí