El club rojiblanco visita a la S.D. Logroñés este sábado con la intención de sumar una balsámica victoria para no descolgarse

No va más. Al Zamora Club de Fútbol solo le vale ganar en Logroño para no hundirse más en el fondo de la tabla. El equipo rojiblanco atraviesa el peor momento deportivo desde su sonora transformación en S.A.D., y la preocupación por ello ya está presente en todos los escalafones de la hinchada. Cuatro derrotas consecutivas en casa y la extrema debilidad en las áreas son las principales causas de un descalabro que se empezó a avistar en pretemporada.

Ahora la situación es límite y el entrenador, David Movilla, alma máter del proyecto, también ha empezado a ser cuestionado por algunos sectores de la parroquia rojiblanca. No así por las altas instancias del club, que han salido al pasado para ratificar al entrenador y quitar la presión de cara al sábado, alegando que bajo ningún concepto “es una final” el partido frente a la S.D. Logroñés.

Un partido en el que no estará el guardameta Jon Mikel Magunagoitia. El meta se lesionó él solo en el tanto del Rayo Majadahonda el pasado domingo y el diagnóstico confirmó la rotura del cruzado. Sí lo serán el resto de compañeros, a excepción de Vallejo y Coque, por lo que Movilla tendrá a todos los jugadores de campo disponibles para la batalla en el templo riojano. Un Movilla que vaticinó que enfrente “hay un rival que estará arriba, a pesar de que no estuviese en las quinielas al principio de temporada”.

El técnico vasco, además, se mostró convencido de que “el resultado tarde o temprano llegará” y a pesar de reconocer el amplio margen de mejora del club rojiblanco. No obstante, también dio la cara por el trabajo realizado y cree que “los resultados también están tapando muchas de las cosas que estamos haciendo bien”.

En cualquier caso, el Zamora tendrá una nueva oportunidad para reencontrarse con el gol, la acción diferencial en el mundo del fútbol y que en Las Gaunas siempre suena especial. Si consigue acertar en la definición, tendrá muchas papeletas para superar una Sociedad Deportiva Logroñés que viene crecida tras ganar el primer derbi riojano de la temporada, al superar por 0-1 a la U.D. Logroñés.