Un gol de Cañizo en el minuto 92 hace sumar al Zamora tres puntos fundamentales

El Zamora ha vuelto a su ser. El cuadro de David Movilla fue netamente superior a un Compostela que claudicó de manera merecida, aunque cerca estuvo de llevarse un punto de un Ruta de la Plata que volvió a disfrutar de lo lindo con la victoria, pero ante todo, con la imagen de un equipo que sí que puso toda la carne en el asador.

Sorprendió Movilla con la suplencia de Etxaburu, y la entrada en el once de nuevo de Sergi Baldrich en detrimento de Cañizo. El catalán fue la referencia, aunque es cierto que no tuvo demasiadas oportunidad. Sí que la tuvo Luis Rivas, hoy titular, en un mano a mano tras un pase medido de Juanan. Pato Guillén adivinó la atención.

El guion era de domino rojiblanco, sin muchas ocasiones, pero sin peligrar atrás. Hasta que un regalo en forma de falta de falta de entendimiento entre Bolo y Fermín. Con la salida en falso de Fermín, Parapar anotó a puerta vacía y puso un 0-1 inmerecido. Con el tanto, los gallegos se cerraron atrás y no hubo más novedades al descanso.

En la segunda parte, el Zamora salió en tromba. Y por fin, lo hizo imponiéndose con argumentos, y no por inercia. El balón parado fue determinante, llegaron las mejores y también el gol del empate. En el enésimo córner, el equipo rojiblanco encontró la bota de Castañeda, que tras dos rechaces y un posible penalti, reventó la meta rival.

Con el 1-1 el Zamora siguió en tromba. Cierto que es el Compos tuvo alguna opción a la contra para llevarse el duelo. De hecho, Bolo tuvo que intervenir de urgencia cuando Manu Barreiro se plantaba solo ante Fermín. Pero tanto va el cántaro a la fuente, que al final termina por romperse.

En el minuto 92, con el Compos ya pidiendo la hora, un balón filtrado para Cañizo dejó al cántabro en un mano a mano con Pato Guillén. El ariete se dejó la pelota atrás, pero tiró un recorte y batió al meta uruguayo por el palo largo, llevando el delirio a la grada.

Con el 2-1, el Zamora tuvo que sufrir un poco, porque los gallegos se fueron hacia arriba y mostraron más intenciones que en todo el encuentro. Y la tuvieron a la salida de un córner, pero ahí emergió Fermín Sobrón para salvar tres puntos fundamentales. Próxima parada, Coruxo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí