Sube rápidamente el índice de contagiosidad y empeora el de incidencia acumulada

Sorprendentemente, y mientras todo el país sigue mejorando sus indicadores, la provincia de Zamora ha iniciado un repunte negativo y en las últimas 48 horas los datos de la Junta reflejan un empeoramiento de los datos epidemiológicos evidente. El peor de los datos viene de la mano del índice de contagiosidad, que se sitúa por encima de la unidad, con 1,18, un dato muy malo y lleva casi a la provincia a los peores momentos de la segunda ola.

Empeoran también los datos de incidencia acumulada, que pasan de 97 casos por cada 100.000 habitantes a catorce días y de 34 a 43 en el caso de contagios a siete días.

Empeora también la positividad de las pruebas, que ya están en el 6,5% y empeora la trazabilidad, que baja del 78 al 70%.

Por el momento todos los indicadores siguen en cifras lejos del máximo riesgo, pero lo cierto es que han iniciado una peligrosa tendencia negativa.