Los promotores apuestan por unas tarifas muy contenidas para estimular la práctica de este deporte entre los zamoranos

El próximo 1 de febrero está previsto que Zamora deje de ser una de las pocas capitales de provincia española sin campo de golf propio. A tiro de piedra de la ciudad, en las praderas de Valderrey, los aficionados a este deporte podrán disfrutar de unas instalaciones modélicas entre las que destaca un campo de golf de nueve hoyos de casi seis kilómetros de recorrido.

Impulsado por el empresario Osorio Pinilla, el campo de golf pretende dar respuesta a la afición de los amantes de un deporte que solo en Zamora cuenta con más de 400 practicantes.

La idea de los promotores de este campo de golf es facilitar al máximo la presencia de aficionados en sus instalaciones con unas tarifas muy contenidas que permitan a las familias completas disfrutar de las instalaciones.

El campo diseñado para las praderas del entorno de la ermita de Valderrey se caracteriza por su sencillez, perfecto para que puedan disfrutar de él jugadores de todos los niveles, desde aficionados hasta profesionales.

De hecho, la idea de los responsables del club Golf Zamora es organizar en el campo competiciones de todos los niveles

Pese a que la inauguración del campo está previsto para febrero, lo cierto es que la cancha de entrenamiento lleva funcionando ya más de un año.  El golfista profesional Mario Chousa es el encargado de la dirección de la escuela de golf asociada al campo.

Para promocionar el club y el campo, los responsables del mismo han organizado para estas navidades un “bautizo” de golf, con cursos de iniciación de tres horas en el que los que quieran probar con este deporte podrán hacerlo guiados por un monitor