Cada enfermera atiende una media de 18 pacientes en los turnos de tarde y de noche en los hospitales

Enfermeras y enfermeros de Zamora han salido hoy a la calle, con motivo del Día Internacional de la Enfermera, para mostrar de manera unida y participativa que son un valor seguro para garantizar la salud, bienestar integral y calidad de vida de los ciudadanos.

Las enfermeras se han concentrado portando carteles con los que quieren mostrar su malestar y la importancia y necesidad de un colectivo que, antes, durante y después de la pandemia, es pilar, referente y motor del sistema sanitario.

Por ello, quieren trasladar al conjunto de administraciones, empresas sanitarias privadas y a la ciudadanía que la profesión requiere de un mayor compromiso en cuanto al reconocimiento público, político y social para poder seguir avanzando más, tanto a nivel profesional como laboral, por el bienestar integral de todos y todas.

María Ballesteros, secretaria provincial de Satse Zamora ha pedido que se aumenten las plantillas y la jubilación a los 60 años, señalando que una enfermera atiende de media 18 pacientes en los turnos de tarde y de noche. Por ello, reclama que se aumenten las plantillas orgánicas para poder trabajar con suficientes medios y recursos en entornos seguros y saludables que les permitan realizar su labor sin sobrecarga, tensión y pésimas y precarias condiciones que, al final, repercuten negativamente en su salud y seguridad y en la de los pacientes.

«Pedimos ser tratados con respeto y dignidad, que se nos reconozca profesionalmente como Grupo A, que se nos permita jubilarnos anticipadamente, que no siga habiendo discriminaciones o desigualdades por razón de género, que se favorezca la conciliación de la vida profesional y personal y, sobre todo, que seamos suficientes en los centros para que podamos prestar asistencia y cuidados con la máximas garantías y mayor calidad posible», destaca.

Asimismo, subraya que invertir en las enfermeras y enfermeros, respetando sus derechos y demandas, es la mejor garantía para lograr mejorar la salud global de la sociedad de nuestro país y del resto del mundo. «Somos un valor seguro que hay que cuidar, promover y potenciar para obtener el máximo beneficio, sanitario, social y económico», concluye.