La Consejería de Familia suaviza las medidas y establece que no hay límite para el número de visitantes o el tiempo de la visita

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades flexibiliza las normas reguladoras del régimen de visitas en los centros residenciales de Castilla y León ante la mejoría de la situación epidemiológica. Las nuevas pautas se incorporarán desde mañana a la ‘Guía de actuaciones para las residencias y centros de día públicos y privados de personas mayores y de personas con discapacidad durante la declaración de la situación de riesgo por COVID-19’.

El manual, que contiene las normas de prevención y actuación por las que deben regirse estas instalaciones durante la emergencia sanitaria, fue elaborado por el departamento liderado por Isabel Blanco cuando se declaró la pandemia y se actualiza de forma constante en función de la evolución de los indicadores de salud. Está disponible en el Portal Web de Servicios Sociales de la Junta.

Conforme a las nuevas reglas fijadas ahora, las personas que viven en los centros residenciales podrán recibir visitas sin limitación específica ni del número de visitantes ni del tiempo de duración de los encuentros.

En todo caso, se mantienen vigentes las medidas preventivas para garantizar la seguridad. La dirección del centro continuará coordinando las entradas de familiares para asegurar su escalonamiento, y el visitante deberá cumplir las normas de higiene establecidas para acceder al recinto, como el lavado de manos –con jabón o gel hidroalcohólico– o el uso de mascarilla higiénica o quirúrgica.

En el encuentro entre el residente y el visitante se guardará la distancia mínima de seguridad de 1,5 metros. Con carácter general, el régimen de visitas se ajustará a las directrices dictadas en la normativa vigente en materia de movilidad para la población general, y serán conformes a las aplicables en función de los niveles de alerta sanitaria.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades suaviza estas medidas aplicando un criterio de máxima prudencia y con el fin de compaginar la salvaguarda de la salud y la vida de las personas mayores y con dependencia y el ejercicio de sus derechos. Defiende la necesidad de compatibilizar la protección de su salud física y psicológica, para lo que es preciso seguir avanzando progresivamente en su conexión con la comunidad.

Con idéntica finalidad, la Junta dictó unas recomendaciones para ordenar las salidas de residentes de los centros, que están vigentes desde el pasado mes de noviembre. Estas pautas, publicadas en la guía citada arriba, hacen referencia a las normas de higiene y protección y al contenido de los protocolos de actuación recomendados para garantizar la seguridad sanitaria de los residentes durante sus salidas de los centros.

Zonas de vigilancia especial

Otra de las modificaciones introducidas ahora en la guía dirigida a residencias y centros de día hace referencia a la zonificación de los espacios, es decir, a las normas para sectorizar estancias y, con ello, asilar y evitar la propagación del virus. En este sentido, se suprime la obligación de reserva del 5 % de plazas para alojar a posibles residentes que necesiten una vigilancia especial.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades continuará actualizando la información técnica relativa a las medidas de vigilancia y control de la pandemia, conforme a los criterios establecidos por las autoridades sanitarias.

La Junta insta a las residencias y centros de día de personas mayores y de personas con discapacidad en Castilla y León a aplicar las medidas contenidas en esta guía y a seguir extremando la precaución.