Ángel Blanco alerta del peligro que suponen las concentraciones y los desplazamientos

El subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, pone de manifiesto el peligro que entraña este fin de semana para la propagación del virus.

El 15 de agosto, día de las fiestas patronales en multitud de pueblos de la provincia de Zamora, propicia tradicionalmente las reuniones y concentraciones festivas y los desplazamientos entre localidades, por eso la Subdelegación del Gobierno alerta de que “cualquier imprudencia se pagará muy cara”.

Pide a la población de la provincia de Zamora y a los visitantes que durante estos días se “extremen” las medidas de precaución y se cumplan “estrictamente” la regla de las tres emes: mascarilla, manos y metros. “Tenemos que ser generosos y solidarios ahora más que nunca”.

Ángel Blanco ha pedido este jueves un esfuerzo especial a los jóvenes. “Este año las fiestas tienen que ser un poco diferentes para volver a disfrutarlas como siempre el próximo verano”, ha dicho, pero también a la población en general. “Todos tenemos que ponerle la zancadilla al virus para que no corra libremente por nuestros municipios y una buena forma de hacerlo es limitando el número de asistentes a las reuniones de familiares y amigos tan comunes en estas fechas”.

Recomienda también que se mantenga la precaución en las piscinas y zonas recreativas de la provincia, tanto con el coronavirus como con los ahogamientos.

Un mensaje también de precaución para los conductores, limitando la velocidad.