El presidente de la Diputación, Francisco Requejo, ha remitido hoy sendas cartas al presidente de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos S.A. y al Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, para trasladarles su “más enérgica protesta por la anunciada merma en las condiciones de la prestación del servicio postal para nuestro mundo rural”.

En el escrito remitido al presidente de Correos y Telégrafos, Juan Manuel Serrano, se alude a que esta prestación encomendada por el Estado resulta imprescindible todo el año para los vecinos de esta provincia, pero con mayor motivo en la estación estival, “ya que nuestras localidades – explica Francisco Requejo – aumentan sustancialmente su población por todos aquellos que han tenido que irse a buscar el sustento fuera de nuestra provincia y que regresan a su lugar de origen con sus familias.”
El presidente de la Diputación califica en su misiva como de todo punto incomprensible la muy insuficiente atención con la que va a tratar a los ciudadanos de Zamora, ya que la compañía designada para prestar legalmente el servicio postal universal se debe regir por los principios de equidad, no discriminación, continuidad, buena fe y adaptación a las necesidades de los usuarios.

Queja al ministro Ábalos

Requejo traslada igualmente esta queja al ministerio garante de la prestación del Servicio Postal Universal, a cuyo responsable, José Luis Ábalos, envía otra misiva apelando a su sensibilidad por la situación de quienes ahora regresan a sus pueblos para ver a los familiares que han dejado aquí (…) y más en estos momentos, con la tremenda situación que nos ha tocado vivir con la pandemia.

“No es de recibo, afirma el presidente de la Diputación, que ni quienes mantienen en pie nuestros pueblos ni quienes en su día se tuvieron que ir, tengan que ver mermado un servicio tan indispensable como es el postal, ni éste ni ningún otro”.

Finaliza su carta con el ruego de que, en el marco de sus competencias, exija al operador designado, la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos S.A., que tome las medidas necesarias para prestar el servicio en las condiciones que las circunstancias exijan, para proporcionar un servicio de calidad a nuestros ciudadanos.