Asegura que los servicios han estado trabajando al 100% con la tramitación de las ayudas habilitadas por el propio ayuntamiento

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, atribuye a la saturación de trabajo de los funcionarios municipales y a la complejidad del trámite la pérdida de una subvención de 37.000 euros concedida por la Junta de Castilla y León para paliar los efectos de la pandemia en el comercio.

La Junta, asegura Guarido en un comunicado, “tampoco facilita mucho las cosas, y pidió un montón de datos y memorias para justificar los 37.000€, y, en efecto, no se llegó a tiempo”.

Señala el alcalde que no es él, personalmente, quien tiene que preparar las memorias de justificación y los datos, sino, evidentemente, los funcionarios. Funcionarios que “es cierto que han estado en esos departamentos empleados al 100% en las subvenciones que hemos dado en 2020 a los autónomos de hostelería y comercio fundamentalmente”.

Señala, en este sentido, que se tramitaron unas 2.300 ayudas y que en este año “están de lleno empleados en las subvenciones a la hostelería (1.500€) y comercio (1.000€), que van a muy buen ritmo y han comenzado a pagarse, además de toda la tramitación de los Bonos de Comercio Solidario tramitados en 2020 y 2021”.

A ello añade que “las plantillas han disminuido durante los años duros del PP en todos los ayuntamientos en todos los servicios”.

Llegamos hasta dónde podemos, esa es la verdad, dice Francisco Guarido, y añade que “comparativamente la tramitación de las subvenciones del Ayuntamiento, los llamados Relanzas ideados por el equipo de gobierno, han sido de muchísimo más valor y merecía la pena dedicarse de lleno a ellas”.

Reconoce, por último, que “es verdad, que la subvención de 37.000€, se perdió y no debió de haber ocurrido”.