El gerente del CC Valderaduey lamenta un cierre “improvisado” en plena campaña de rebajas con todo organizado

El Centro Comercial Valderaduey de Zamora es otro de los afectados por el cierre impuesto por la Junta de Castilla y León como medida excepcional para contención de la COVID-19. De este modo, desde hoy miércoles 13 de enero queda suspendida la apertura al público de los grandes establecimientos comerciales, con algunas excepciones como  los comercios de productos primera necesidad, establecimientos sanitarios, librerías, prensa, gasolineras, estancos, proveedores de equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, peluquerías, tintorerías y lavanderías.

Tampoco podrán abrir sus puertas los establecimientos individuales de menos de 2.500 metros cuadrados de superficie de venta al público con acceso directo e independiente desde el exterior.

Un cierre que afecta al 55% de los establecimientos que se ubican en el Centro Comercial Valderaduey en el que tampoco se permitirá la permanencia de clientes en zonas comunes, excepto para el mero tránsito entre los establecimientos comerciales.

Una normas que vuelven a “criminalizar a algunos sectores” y que llegan de forma “improvisada” sin posibilidad de que muchas empresas puedan gestionar su negocio, tal y como afirma el gerente del  CC Valderaduey, Miguel Escudero.

“Las medidas siguen siendo restrictivas para ciertos sectores nada más”, señala Escudero quien cree que no se debería generalizar; “habrá establecimientos que lo hagan mal y es a los que se debería sancionar pero no a todos porque se está demonizando a todo el sector jugando con el dinero, la vida y la salud de muchas personas”.

“Los focos de contagio en Navidad no han sido los centros comerciales sino en muchos casos las reuniones familiares y de amigos”, expone Escudero quien tampoco comprende el criterio de que solo puedan abrir los establecimientos con acceso directo desde el exterior cuando lo importante es que se cumpla con las normas de aforo y distancia social.

Un cierre que llega, además en plena campaña de rebajas ante la que muchos negocios ya se habían organizado.

“No pudieron vender su producto en noviembre y ahora tampoco”, lamenta el gerente del centro comercial que recuerda que los negocios no funcionan de un día para otro que existe una organización respecto al personal y el producto.

Pero ante esto, solo queda “resignación y esperar a que sean solo 14 días porque los gastos se mantienen. Hay negocios para los que va a ser la estocada definitiva”, lamenta Escudero.