Parte de una bóveda construida en los años ochenta se ha venido abajo

El Alcázar de Toro ha sufrido este lunes el hundimiento de una de sus crujías. Segú ha informado el alcalde de la localidad, Tomás del Bien, se ha venido abajo una falsa bóveda de ladrillo construida en los años ochenta que hacía tiempo preocupaba a los responsables municipales por estar en un mal estado evidente.

Hoy, ha señalado el alcalde, “tras estos días de mucha nieve, hielo y agua, una pequeña parte de esa bóveda no ha aguantado más” y se ha derrumbado. El espacio afectado por los escombros caídos de la bóveda es la sede de la Banda de Cornetas y Tambores Bendito Cristo de las Tres Caídas.

Mañana mismo, ha comunicado el alcalde, “se empezará a desescombrar lo que ha caído y empezaremos a rehabilitar esa crujía inmediatamente. Tendremos que solucionar problemas de capilaridad y humedad procedentes del adarve y resultantes de actuaciones nefastas a lo largo de décadas”.

En cuanto a la situación de la asociación que tiene allí su sede desde el Ayuntamiento se lleva tiempo trabajando en una nueva ubicación por el crecimiento de la banda y las condiciones del local.