Laura Rivera considera que «se mantiene desde hace años una situación totalmente injusta»

“La Cuenta General pone de manifiesto que el déficit de los servicios sociales prestados por la Diputación supera por primera vez los 5 millones en 2020, un dato relevante que debe ser conocido por los zamoranos en el contexto de las elecciones autonómicas por su injusticia con esta provincia”, ha alertado hoy Laura Rivera, portavoz del grupo de IU en la Diputación.

La Cuenta General de 2020 que se dictaminó el viernes pasado en la Comisión de Economía, pone de manifiesto que el déficit por los servicios sociales competencia de la Junta prestados por la Diputación aumentó 709.112 € (16,40%) en 2020 respecto al año anterior, pasando de 4.331.787 € de 2019 a 5.040.899 €.

La Cuenta General del año 2020 demuestra que los zamoranos tienen que pagar por los servicios sociales competencia de la Junta, además de 1,7 millones de manera directa, otros 5 millones de manera indirecta a través de la Diputación, que todos los años se ve obligada a hacerse cargo de la prestación de servicios y de su déficit.

En el cuadro resumen del déficit de servicios sociales en 2020 y comparación con 2019 y 2018 (elaborado por IU), se comprueba que el servicio más deficitario es la Residencia de Mayores Virgen del Canto de Toro, si tenemos en cuenta que los usuarios en su mayoría debido a sus escasos ingresos por pensión, no hacen frente al precio público establecido hasta que fallecen, y a veces tienen que hacerlo con sus propiedades si las tienen. De ahí que se recaudaran 173.624€ de los 667.322€ previstos. Además, la Junta no aporta ninguna cantidad a ese servicio.

Sin tener en cuenta esta circunstancia, el servicio con más déficit en 2020 fue la Ayuda a Domicilio (SAD), con 2.214.549€ en 2020, que aumentó un 23,70% respecto a 2019, pese a que la Junta sí aportó 4 millones y los usuarios 900.000€.

Por el contrario, otros servicios como los centros psiquiátricos reducen su déficit a medida que se van muriendo las personas que tienen derecho a esta prestación de la Diputación porque la seguridad social no los asumió en su día, y lo hizo subsidiariamente la propia Diputación. Y otros mantienen un déficit de menor cuantía, como es la teleasistencia, el único que este año ha asumido la Junta. stas cantidades millonarias de déficit se acumulan un año tras otro en una de las provincias más pobres y con mayor proceso de despoblación, obligando a la Diputación a asumir costes que son de la Junta y que no puede dedicar al desarrollo económico y a las necesidades de los pueblos zamoranos.

El Grupo de IU considera que “se mantiene desde hace años una situación totalmente injusta por parte de la Junta, tanto con la Diputación Provincial a la que se le obliga a prestar servicios de competencias impropias y a asumir los costes del déficit, como con la provincia de Zamora a la que el dinero que llega para acometer sus necesidades se le descuentan 5 millones que tenía que pagar la Junta en 2020”.

El Grupo de IU en la Diputación considera que en este momento en el que la Diputación ha decidido aprobar la Cuenta General de 2020, estos datos deberían ser conocidos por los zamoranos y deberían formar parte del debate social y político de esta precampaña electoral de frases y promesas.

“El Grupo de diputados de IU consideramos que el pago del déficit de los servicios de la Junta por los zamoranos es una situación injusta, que no es coyuntural porque se lleva haciendo todos los años, y que debe ser objeto de debate y sobre todo de propuestas de solución”, añade Rivera.

Así mismo, desde este Grupo se emplazará a través de una Moción en el Pleno a los diputados provinciales del PP y Cs -que forman el Equipo de Gobierno de la Diputación- y del PSOE, a exigir a la Junta y a los candidatos a las Cortes Regionales por Zamora una solución que “impida que los zamoranos paguen dos veces por los servicios sociales: directamente abonando las tasas y precios, e indirectamente a través de lo que tiene que pagar la Diputación a mayores por el déficit que no asume la Junta”.

“Aunque no confiamos en la sensibilidad del equipo de gobierno con este problema, porque la propia Diputación sigue cobrando a los pueblos por recaudar los impuestos más de los que gasta: Los gastos por recaudación son en 2020 de 1.165.114 €, y los ingresos 1.875.825 €. Es decir, la Diputación paga déficits a la Junta y obtiene superávits a costa de los ayuntamientos de los pueblos: fuerte con los débiles y sumisa con la Junta”, concluye.