Propone así mantener la colaboración de la Junta y los ayuntamientos con el servicio de Bibliobús

El Grupo de Izquierda Unida en la Diputación presentará en pleno una moción con el fin de mantener el Bibliobús con una gestión pública que garantice la estabilidad del servicio en los pueblos y centros escolares y de los trabajadores que lo llevan a cabo.

Aseguran que «el Bibliobús recorre la provincia de Zamora desde 1981, inicialmente de manera experimental para préstamo e información, hasta que en 1985 se diseña un nuevo servicio de bibliobús escolar de creación propia con el objetivo de especializarse en literatura infantil y juvenil, visitar centros escolares rurales, entrar en las aulas y presentar al alumnado de forma creativa y dinámica las obras literarias y de conocimiento, ampliándose en consecuencia el préstamo con el programa de animación a la lectura».

Desde entonces el servicio de Bibliobús pasó a depender de la Junta y de la Diputación, hasta que –según la web de la institución provincial – en 1997 la Diputación recibe la delegación de funciones en materia de bibliotecas de la provincia de Zamora, se firma un Convenio de colaboración y se crea la Comisión Provincial de Bibliotecas, que se encarga de la planificación y gestión a través del Centro Coordinador de Bibliotecas, en el que participan también los pueblos que cuentan con biblioteca.

Pese al éxito del servicio entre la sociedad y la profesionalidad reconocida de su personal, que ha permitido su pervivencia durante más de 40 años, el Bibliobús y sus trabajadores, «no han tenido una situación administrativa y jurídica suficientemente estable. Por ello, tras la jubilación de quienes fueron sus inspiradores y consiguieron su prestigio, se está cuestionando su continuidad –algo sobre lo que parece que no hay dudas– pero también la forma de continuar, en un contexto en el que se plantean cambios basados en las nuevas tecnologías para acceder a la lectura, entre otros argumentos».

Por ello, desde Izquierda Unida, «queremos plantear que lo que ha funcionado con éxito, debe seguir haciéndolo. Para llegar a pueblos y centros escolares rurales con el préstamo individual y colectivo, la información y formación de los usuarios y la animación a la lectura. De manera presencial como hasta ahora, para colaborar también en el acompañamiento a la soledad no deseada de nuestra zona rural. Incluso aunque estuvieran implantadas las nuevas tecnologías en el pueblo más lejano y pequeño de la geografía zamorana, algo que no es así. Por supuesto, también con los profesionales de animación a la lectura, que continúen el buen trabajo de más de 40 años».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí