El técnico pistacho espera que la llegada de las victorias permita a los jugadores liberarse del nerviosismo que los atenaza

El Balonmano Zamora se enfrentará este fin de semana en el pabellón Ángel Nieto al conjunto burgalés de UBU San Pablo. Tras sumar dos derrotas y un empate en sus tres últimos partidos, los pistacho necesitan imperiosamente la victoria. “Tenemos que empezar a sumar de dos en dos puntos si queremos estar al final entre los cinco primeros y pasar el corte”, ha señalado esta tarde el entrenador pistacho Iván López.

Para el técnico, es vital que lleguen pronto las victorias para que los jugadores se quiten de encima “la losa” que los está presionando y que les impide rendir al máximo. “Intentamos que disfruten de jugar al balonmano, esto es un juego” y si se compite con “cara de miedo” es imposible que lleguen los resultados.

Esta es una categoría muy igualada en la que dos derrotas seguidas te mandan a los últimos lugares de la tabla y dos victorias te permiten soñar con la lucha por el ascenso, ha explicado el entrenador. “Por eso es tan importante puntuar en los partidos antes del parón navideño”, ha dicho Iván López.

Con respecto al rival, el entrenador ha señalado que tiene “mucho lanzamiento exterior” y mucho poderío con una primera línea de mucha calidad. “Si entramos en el correcalles que ellos van a proponer será complicado conseguir la victoria”, ha subrayado el entrenador pistacho.