También se ha depositado un centro de flores en el crucero del cementerio de San Atilano, en recuerdo de todos los hermanos y damas fallecidos y de quienes allí reposan.

Como cada año, la Cofradía de Jesús Nazareno vulgo Congregación ha depositado flores de la Virgen de la Soledad en la tumba del imaginero Ramón Álvarez, autor de la imagen, cumpliendo así una tradición de muchos años que refleja la eterna deuda y el agradecimiento de la cofradía al «padre» de la Semana Santa tal y como hoy la conocemos.

También se ha depositado un centro de flores en el crucero del cementerio de San Atilano, en recuerdo de todos los hermanos y damas fallecidos y de quienes allí reposan.

Finalmente, la cofradía ha depositado varios centros de flores del paso adornando la capilla de la Virgen en la iglesia de San Juan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí