Lamentan que no se haya consultado “a los que están día a día trabajando con los peregrinos” respecto al Camino Zamorano-Portugués

El presidente de la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago (AZACS), José Almeida, ha lamentado hoy la “mala” gestión que se está llevando a cabo lo que ha provocado un progresivo retroceso en el flujo de peregrinos que transitan por la Vía de la Plata.

Así, mientras que en el año 2004 este camino de peregrinación aportaba el 5,17% de los peregrinos que llegaban a Santiago, ocupando el tercer puesto en el ranking de los caminos históricos y tradicionales, ha quedado relegado en el 2018 al séptimo puesto, reduciéndose a la mitad el porcentaje de los peregrinos, 2,78%.

Además, desde AZACS critican la guía de itinerarios del próximo Xacobeo 2021 ya que las recomendaciones que ofrece no son las más apropiadas respecto al camino Zamorano-Portugués.

En ella se establece la primera etapa entre Zamora y Campillo, con una distancia asequible para los peregrinos, pero con el inconveniente de que en Campillo los peregrinos no van a encontrar ningún servicio para poder satisfacer las necesidades de esa jornada, como sí lo podrán hacer a partir de 2021, unos kilómetros antes en Almendra del Pan.

La segunda etapa discurre entre Campillo y Fonfría, sin informar de que actualmente en Ricobayo de Alba hay un albergue municipal para los peregrinos. Tampoco se recoge que hace años se habilitó un espacio en Trabazos; no se trata de un albergue al uso, sino un punto de acogida para casos de necesidad.

Así mientras la guía recomienda las siguientes etapas:

  • Zamora a Campillo; 28 km (sin albergue para peregrinos)
  • Campillo a Fonfria; 34 km

La propuesta de AZACS, pensando en los puntos de acogida para el peregrino, comprobando la distancia después de recorrer el camino es la siguiente:

  • Zamora a Almendra del Pan; 23,6 km
  • Almendra del Pan a Ricobayo de Alba; 18,2 km.
  • Ricobayo de Alba a Fonfria; 20,1 km.

Una propuesta que Almeida señala no se podido dar a los responsables de la guía ya que no han tenido la profesionalidad de “consultar con los que están día a día trabajando con los peregrinos”.

“Resulta un sinsentido, pero nos hace comprender por qué nos encontramos en la situación en la que estamos, y en el caso de nuestros caminos, el porqué de este retroceso que tenemos cada año en la provincia de Zamora. No se puede hacer peor”, expresa Almeida.