El tribunal concluye que al llamarle “terrorista” la parlamentaria del PP hacía un juicio de valor por lo que no existe delito

El enfrentamiento legal que mantienen la parlamentaria del partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo y Javier Iglesias, el padre de Pablo Iglesias, tras las declaraciones de la diputada en las que tildó de “terrorista” al que fuera inspector de Trabajo en Zamora, sigue decantándose a favor de Alvarez de Toledo.

Si el Juzgado de Primera Instancia desestimó la demanda presentada por el padre del ex vicepresidente del Gobierno, al anteponer del derecho a la libertad de expresión, es ahora la Audiencia Provincial de Zamora la que desestima el recurso presentado por Javier Iglesias a la decisión del tribunal.

La Audiencia estima en su fallo que las declaraciones de Cayetana Alvarez de Toledo hay que entenderlas como “un juicio de valor” que no pueden entenderse como un delito.

Según la Audiencia, los hechos protagonizados por la parlamentaria ‘popular’ «no revisten trascendencia suficiente desde el ángulo del carácter injurioso, insultante o desproporcionado, dado que no son más que el reflejo de un juicio de valor u opinión de la entrevistada, y como tal quedan enmarcadas en la libertad de expresión que le ampara».

Javier Iglesias recurrió la decisión del Juzgado de Primera Instancia al considerar que tal calificativo atentaba contra su honor.

Las declaraciones de Álvarez de Toledo tienen su origen en una entrevista en las que recordó e pasado “terrorista” del padre de Pablo Iglesias , que en su día admitió haber militado en el FRAP.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí