La calle de Los Herreros vive una de las noche más intensas del año

Ni la lluvia, ni el frío, ni el viento han podido con el ‘otro’ Vía Crucis convocado para este Martes Santo, el impulsado por los hosteleros de la calle de Los Herreros.

Los jóvenes, y no tan jóvenes en el algunos casos, se han  echado a la calle para disfrutar de unas horas de diversión, y de paso, cumplir con lo que ya se ha convertido en una tradición, la visita a los diferentes bares de la calle de Los Herreros.

Este año, los participantes en este peculiar Vía Crucis han recibido un curioso vaso serigrafiado con la leyenda ‘Via Crucis Herreros’ junto con un pasaporte para ir sellando en las diferentes ‘estaciones’ del recorrido. Los participantes tiene como misión completar el pasaporte, que cuenta con espacio para una quincena de ‘estaciones’.

La historia de este singular evento se remonta allá al año 1989, cuando un grupo de 6 amigos zamoranos que ese año no asistían a la procesión del Martes Santo, decidieron hacer por su cuenta un particular recorrido por la calle de Los Herreros, visitando todos y cada uno de sus establecimientos. Ellos mismos fijaron el nombre y lo repitieron al año siguiente, pero ya con un grupo mayor; y así, sin quererlo, año tras año, se convirtió en toda una tradición semanasantera de la cuidad, vinculando de un modo especial la calle de Los Herreros a nuestra semana de Pasión.

La Asociación de Hosteleros de Los Herreros es ahora la encargada de organizar este particular evento y asegurarse que se perpetua la tradición recibida, sirviendo como revulsivo para una calle ya de por si animada y que vibra especialmente en días como este o en la romería de su Virgen de Los Herreros, en el mes de septiembre; ambas, a pesar de sus nombres, sin ningún tipo de connotaron religiosa.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí