Acompañados del burro Bolinche recorren Zamora repartiendo roscas

La Cofradía del Cencerro, creada hace 60 años, cumplió de nuevo con la tradición y recorrió las calles de Zamora para honrar a San Antón.  Ataviados como si fueran tratantes de ganado y acompañados por el burro Bolinche, repartieron roscas entre los zamoranos en un curioso desfile que les permitió ir haciendo paradas en diferentes establecimientos de hostelería.

Empezaron en la plaza de Alemania, donde se encuentra la sede de la cofradía, con el juramento de los nuevos miembros, un rito que dio paso después al desfile por las calles del centro de la ciudad, que se desarrolló entre bromas y con la música de un grupo de dulzaineros.

Como es habitual, el encuentro termina con la ‘pesebrada’ compuesta por la tradicional sanantonada, a la que también asiste el burro que identifica a esta cofradía tan peculiar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí