Se situó a finales de 2023 en 116 días, frente a los 123 días de 2022 o los 144 del mismo periodo de 2021

El esfuerzo realizado por los hospitales para reducir las demoras tiene mayor relevancia si tenemos en cuenta que el número de entradas en lista de espera fue un 7 % más que en 2022 (9.616 pacientes). El año pasado se realizaron aproximadamente 143.000 cirugías programadas en el quirófano (sin contar intervenciones urgentes ni actividad fuera de quirófano).

Así, ocho de los catorce hospitales de Sacyl tienen demoras por debajo de los 80 días, y sólo tres registran cifras superiores a la media autonómica, datos que revelan el esfuerzo realizado por los gestores y los profesionales de la sanidad pública de Castilla y León para alcanzar el objetivo previsto de actividad quirúrgica en 2023.

En concreto, el número de pacientes en espera estructural para una cirugía se ha situado al acabar 2023 en 31.856, frente a los 33.967 del mismo periodo del año anterior (un 6,2 % menos).

Por especialidades, las que tienen menos pacientes en espera son Cirugía Torácica (63), Cirugía Cardiaca (84) y Dermatología (109), esta última con la demora media más baja de todas, situada en 25 días; mientras que las que acumulan más esperas son Traumatología (10.893 pacientes), Cirugía General y de Aparato Digestivo (5.903) y Oftalmología (4.434 pacientes en espera).

Por diagnósticos, los cuatro procesos con mayor número de pacientes en espera de intervención a 31 de diciembre de 2023 han sido los siguientes: cataratas (3.400), hernia inguinal (1.656), artrosis de rodilla (1.563) y deformaciones adquiridas de los dedos (1.411 pacientes). Los quince diagnósticos más frecuentes -entre los que se encuentran por ejemplo las venas varicosas, la artrosis de cadera o las lesiones de hombro- suponen el 48,36 % del total de pacientes pendientes de entrar en el quirófano.

En cuanto al criterio de prioridad para ser intervenido -uno de los parámetros más importante a la hora de analizar las listas de espera-, el cien por cien de los 817 pacientes registrados en el nivel 1, es decir, con indicación de ser operados antes de 30 días dada su patología, estaba a final del año pasado dentro del rango y con una demora media de 11 días.

En prioridad 2 (máximo idóneo de 90 días para pasar por quirófano) había en la fecha analizada un total de 5.367 pacientes, con una demora media de 116 días. En prioridad 3 (plazo hasta 180 días, los casos menos urgentes) se han registrado 25.672 pacientes en lista de espera, con demora media de 120 días.

Consultas externas

En cuanto a los datos referidos a demoras para una consulta externa hospitalaria en los centros de Sacyl, el balance anual de 2023 indica que la espera media estructural se situó en 89 días (95 en 2022), con nueve hospitales por debajo de esa cifra.

El global de pacientes en espera estructural para una primera consulta externa asciende a 192.747 en el periodo considerado (211.862 en 2022), 19.115 menos lo que supone una reducción del 9 %.

Pruebas diagnósticas

En cuanto a la demora media estructural de las pruebas diagnósticas que se analizan cada trimestre, los datos a 31 de diciembre de 2023 han sido los siguientes: 64 días para un TAC (75 el tercer trimestre de 2022), 73 para una resonancia magnética (92 el tercer trimestre de 2022), 104 días para una ecografía (113 el tercer trimestre de 2022) y 85 días para una mamografía (116 el tercer trimestre de 2022).

Por lo que se refiere al número de pacientes en espera estructural para una técnica, en el caso de un TAC suman 3.024 en el periodo considerado; 2.757 para una resonancia magnética; 10.887 para una ecografía; y 681 pendientes de una mamografía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí